El cobro de los sobresueldos en el PP se cuela en el juicio de Gürtel

Arenas, Acebes, Rato y Mayor Oreja niegan haber cobrado dinero en negro

El caso de los Papeles de Bárcenas o financiación ilegal del Partido Popular -sin fecha de juicio todavía al ser reabierta recientemente la investigación- se ha colado en el juicio del caso Gürtel con las declaraciones de los secretarios generales Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes y los vicesecretarios generales Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja, entre el lunes 19 y martes 20 de junio. Todos han negado –como lo habían hecho en la fase de instrucción- haber cobrado los sobresueldos que Luis Bárcenas anotó entre 1990 y 2008.

Los secretarios generales y vicesecretarios fueron citados a declarar como testigos a propuesta de la defensa de Bárcenas en julio de 2016. Pero en febrero de 2017, cuando el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, solicitó a todas las partes un esfuerzo para que se revisaran las pruebas, la defensa de Bárcenas manifestó que renunciaba a las declaraciones de Álvarez-Cascos, Rato y Mayor Oreja. La Fiscalía Anticorrupción, al escuchar la propuesta en un aparte del juicio oral, expresó que había apoyado esas declaraciones y que las mantenía. La defensa de Bárcenas mantuvo, pues, las testificales, ya que se realizarían de todos modos.

El ex secretario general Álvarez-Cascos, ex vicepresidente ministro de Fomento del gobierno de José María Aznar, cobró 321.931 euros en negro, según las anotaciones de Bárcenas, siendo el que más habría percibido después de Rajoy (322.231 euros). Fue él quien inició el lunes pasado la ronda de negaciones.  Negó la existencia una caja B del Partido Popular, que no se recibían donaciones a cambio de adjudicaciones de obras públicas y manifestó que nada tenía que reprochar a Bárcenas, que fue, según explicó, un buen gerente del partido.

El ex ministro de Fomentó negó las afirmaciones de Francisco Correa en el juicio según las cuales se había montado una red de comisiones del 3% en torno a la adjudicación de obras públicas.    

Que Álvarez-Cascos expresara en el juicio, con naturalidad, no tener reproche alguno para Bárcenas, quien le acusa de haber recolectado donaciones en negro de empresas cuando fue tesorero interino –entre 1990 y 1993- y cobrar sobresueldos en negro entre 1997 y 2004, revela hasta que punto se han reconciliado Bárcenas y Álvarez-Cascos.

Pero al ex general-secretario, como llegaron a bautizarle en el PP -un personaje que ha fundado otro partido, Foro Asturias, aliado del PP- solo le tocó inaugurar un comportamiento que se desplegaría ayer con los secretarios generales Arenas y Acebes, y los ex vicesecretarios generales Rato y Mayor Oreja.

Arenas declaró que nunca recibió dinero en negro y que el tesorero de su época, Álvaro Lapuerta -exonerado en la causa de los Papeles de Bárcenas por demencia senil sobrevenida- le había explicado que las donaciones nunca eran finalistas, esto es, nada tenían que ver con las adjudicaciones de obras.

Volvió Arenas a explicar el contenido de la reunión – de fecha 7 de abril de 2010- en el despacho de Mariano Rajoy, en la madrileña calle de Génova- en la que participaron Arenas, Rajoy, Bárcenas y su esposa, Rosalía iglesias.

Según dijo, fue una reunión de carácter “humano” ya que Bárcenas – que había renunciado a su puesto de tesorero en julio de 2009- dejaba, en abril de 2010, su escaño de senador. Dijo que allí no se pactó ninguna indemnización ni las condiciones –secretaria, chófer y sueldo de 21.300 euros mensuales- que el ex tesorero siguió disfrutando hasta enero de 2013. Arenas tuvo un guiño hacia la esposa de Bárcenas, presente en la reunión. “Muy educada y afable”, dijo.

Sin embargo, esta versión ya ha sido desmontada nada menos que por la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. El juez Pablo Ruz le pregunta el 14 de agosto de 2013, por la reunión en el despacho de Rajoy.

-“Yo tuve conocimiento tiempo después, pero bastante tiempo después. No sé si me atrevería a decir que por lo menos ocho meses o así, pero tiempo después”, apunta Cospedal.    

- “¿Y quien le puso en conocimiento esa reunión?”

- “El presidente”, responde Cospedal.

- “¿Y sabe que se trató en esa reunión?”

-“Las condiciones de salida y de dejar su puesto de tesorero”.

En aquel momento, Bárcenas seguía siendo tesorero de facto, ya que había renunciado en julio de 2009 al puesto, y abandonaba el acta de senador, al ser imputado por el Tribunal Supremo. Fue en esa reunión del 7 de abril, en el despacho de Rajoy, donde se pactaron las condiciones, lo que Cospedal denominó más tarde, en enero de 2013, como la “indemnización en diferido”.

Durante las preguntas a Arenas, por primera vez una acusación popular, la que representa el abogado Virgilio Latorre, osó verbalizar una hipótesis. En las cuentas suizas de Bárcenas (hasta 48,2 millones de euros a enero 2008), había dinero del PP.

Arenas contestó rutinariamente:

-“Desconocimiento” –dijo.

Y al darse cuenta de lo que el letrado  insinuaba, que Bárcenas estaba gestionando dinero del partido en sus cuentas,  Arenas reaccionó:

- “Rotundamente no. Nunca puede entrar en mi cabeza que el PP podría tener fondos en Suiza”.

Arenas dijo desconocer que Rajoy había ordenado dejar de contratar con empresas de Francisco Correa, una información que  ratificó Rajoy en una entrevista con el periodista Juan Ramón Lucas en Radio Nacional de España (RNE) el 12 de marzo de 2009.

- “Sí, vamos, eso me lo planteó el entonces tesorero del partido [Lapuerta] que había llegado que estaba utilizando el nombre del partido para algunos municipios de Madrid, entonces se avisó de que no podía hablar en nombre de Génova y se decidió prescindir de sus servicios”.

Ayer, después de Arenas, tocó el turno a Acebes, que era secretario general en 2004,  cuando se supone fue cursada la orden; dijo no tener constancia de la existencia de dicha instrucción.

Tanto Acebes, como Rato y Mayor Oreja después, pusieron ayer su granito de arena al negar haber cobrado sobresueldos.

Los dirigentes del PP mantienen el estado de negación. Ahora bien, la única demanda que habían puesto  contra “el autor” de los Papeles de Bárcenas la retiraron poco después al confirmarse que Luis Bárcenas había sido el autor.