¿Cómo serán los viajes después de la pandemia?

El fundador de las guías 'Lonely Planet' analiza el futuro de uno de los sectores más tocados por la crisis

¿Cómo y cuándo podremos volver a viajar? Es una pregunta clave que se hace mucha gente. Se la hacen los apasionados de descubrir lugares nuevos en todo el mundo, se la hacen las compañías áreas y hoteleras, los turoperadores y todos los que tenían un trabajo vinculado al turismo. Nadie tiene la respuesta todavía, pero para intentar arrojar un poco de luz a la cuestión el fundador de las guías de viajes Lonely Planet, Tony Wheeler, ha escrito el libro En defensa del viaje (Geoplaneta), en el que reivindica la importancia de viajar para los seres humanos, pero reclama hacerlo mucho mejor y de manera mucho más respetuosa con el planeta. En una conversación online con Wheeler desde Melbourne –donde ha vivido uno de los confinamientos más largos, que le ha supuesto dejar de viajar durante meses–, este experto apunta con contundencia: “La pandemia cambiará la manera de viajar, sí, pero lo volveremos a hacer”. Y recuerda que el mundo de los viajes “ha sido golpeado muchas veces: con desastres naturales, con atentados, con conflictos..." "Pero siempre acabamos volviendo a viajar, lo que pasa es que esta vez el turismo ya no será como antes”, vaticina. 

Para él, la parada de la actividad mundial –incluidos los viajes– es un buen momento para reflexionar sobre dónde habíamos llegado. “Con la pandemia ha habido muchos países que han visto que tenían un problema con el turismo, un exceso de visitantes, y ahora tenemos una buena oportunidad para ver por qué ha pasado esto y ponerle solución”. Pone como ejemplo ciudades como Barcelona, Venecia u Hong Kong, o países como Nueva Zelanda, “donde la cantidad de turistas había hecho romper el equilibrio entre la vida local y la vida pensada para los visitantes”. Él apunta que se tiene que trabajar para “limitar de alguna manera” este alud de visitantes, puesto que “es nociva para el territorio”. “El turismo es una fuente de ingresos y de riqueza si se respeta el equilibrio entre visitantes y locales, por eso hay que mantenerlo”, apunta. 

“Viajar tiene que ser un privilegio”

Wheeler cree que uno de los problemas que sufríamos antes de que la llegada de la pandemia parara el mundo es que “habíamos olvidado que viajar es un privilegio”. “No puede ser que pensemos que un viernes cualquiera podemos coger un avión para ir donde queramos del mundo simplemente porque nos apetece. Tenemos que pensar en volver a viajar de otro modo, más responsable y más sostenible, menos masificado, que tenga en cuenta el impacto en los territorios. No podremos ir y venir de un lugar con tanta frecuencia como lo hacíamos”, apunta, puesto que hay algunas derivadas, como el exceso de compañías áreas y, por lo tanto, de contaminación, que son un gran problema para el medio ambiente. “Creo que ahora es un buen momento para reflexionar y tratar los viajes con más respeto”.  

Por otro lado, él recuerda que la masificación no ha llegado a todas partes. “Hay países y lugares del mundo que les gustaría recibir turistas y no tienen, que están preparados y tienen muchos atractivos, y eso quiere decir que hay mucho campo, todavía, por recorrer”. El problema, según él, es que “los turistas siempre van al mismo lugar todos”, y esto es un esquema que se tiene que cambiar. 

Cuándo y cómo pasará esto, él no lo sabe, reconoce, pero apunta que posiblemente habrá algún tipo de documento –como el pasaporte sanitario que se ha mencionado en algún momento, para reactivar el turismo– que será imprescindible para volver a viajar. “He leído sobre el CommonPass [un pasaporte digital de salud que ya está funcionando en algunos países], donde habrá las pruebas covid-19 a las que te has sometido, y yo creo que esto es lo que pasará al intentar entrar en muchos países: te pedirán el pasaporte y este certificado de pruebas”. Y es que Wheeler tiene claro que “el miedo al contagio y las enfermedades nos marcará mucho en los próximos tiempos, y eso significa que para viajar tendremos que pasar por cuarentenas, tests y mucha más burocracia, cosa que hará mucho más difícil moverse arriba y abajo por el mundo”. Él reconoce que pensaba que la situación de la pandemia se solucionaría más rápido de lo que está sucediendo. “No sé si tendremos una vacuna masiva para el 2021, tengo la sensación de que tendremos que esperar más de lo que todos querríamos, pero no tenemos que olvidar que nuestro contexto, en pleno siglo XXI, y avanzados en ciencia y tecnología, es mucho mejor del que tenían los que sufrieron otras grandes epidemias a lo largo de la historia”. 

'Influencers' versus escritores

Pero la conversación con Wheeler da para ir mucho más allá del covid-19, y el fundador de las guías Lonely Planet no tiene ninguna reticencia a la hora de abordar uno de los grandes cambios que se han vivido en los últimos años en el mundo de los viajes: la irrupción de los llamados influencers que han ido desterrando las guías tradicionales como prescriptores. Pero Wheeler se pregunta: “¿Quiénes son estos influencers? ¿Son personas que conocen bien el lugar, la gastronomía local, los mejores parajes…? ¿O son gente a quien le interesa hablar de todo eso porque hay intereses escondidos?”

Él reivindica la figura del “escritor de viajes”, los autores de guías como las que él y su mujer Maureen crearon en 1973 y que pronto se convirtieron en biblias para los mochileros de todo el mundo. “El escritor de viajes tiene un papel fundamental; es una persona que se interesa por lo que pasa en el país, que quiere profundizar en su conocimiento y compartirlo. Un buen escritor de viajes tiene mucha curiosidad y quiere conocer la zona desde todos sus ángulos: la historia, la cultura, la gastronomía... todos los detalles, desde la vida nocturna hasta los museos, no se les escapa nada”, dice en homenaje a estas figuras que ahora están en crisis.

Wheeler reconoce que la pandemia “ha golpeado duramente las guías de viajes” pero también es cierto, dice, que “eran un objeto que ya estaba en proceso de cambio antes del covid-19 porque la gente ahora busca información de viajes en otros lugares, sobre todo online”. Aún así, él cree que no son fuentes de información incompatibles, puesto que “cuando viajas no siempre estás online, no siempre tienes cobertura o wifi que te permitan conectarte a internet, y entonces el papel, una guía de viajes, se convierte en un aliado fundamental, por no hablar de que constituyen en sí mismas todo un recuerdo de cada viaje que hacemos”.

El + vist

El + comentat