La cruzada del PP contra los jueces busca una ‘tregua’ ante el 26-J

El PP necesita frenar la hemorragia que suponen las noticias sobre sus infinitos casos de corrupción en los medios de comunicación

Es una estrategia: congelar ya las investigaciones judiciales ante las elecciones generales del 26 de junio.

Empezó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en febrero cuando culpó de facto a los jueces de torpedear la investidura de Mariano Rajoy. Le ha seguido la presidenta de la Comunidad de Madrid, la “renovadora” con apoyo de Ciudadanos, Cristina Cifuentes, al lamentar el pasado martes, día 24, la actividad “inusitada” de los jueces en época electoral. Y ha puesto la guinda el portavoz parlamentario Rafael Hernando al afirmar ayer en Catalunya Ràdio que el juez José de la Mata, que puso una fianza por responsabilidades civiles al Partido Popular, ha sido “director general del partido Socialista”.

Fuentes judiciales consultadas señalan que la subida de tono obedece a un cálculo político. Los casos de corrupción que se están investigando en varias regiones de España, especialmente Valencia y Madrid, más el cierre de la instrucción en el caso Bárcenas o Contabilidad B del PP y en piezas separadas de Gürtel, se van a extender antes, durante y después de las elecciones del 26 de junio. Además, se está elaborando en el Tribunal Superior de Justicia de Valencia la sentencia del primer juicio de Gürtel (la pieza Fitur) cuyo juicio terminó el pasado 14 de abril.

El PP necesita frenar la hemorragia que suponen las noticias sobre sus infinitos casos de corrupción en los medios de comunicación. Por esta razón, el portavoz ha elevado el tono con un ataque directo al juez De la Mata.

La falsificación de la realidad no podía ser más flagrante. El juez De la Mata ocupó la plaza del juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional que quedó vacante al descabezar, sin fundamento legal, el presidente del Consejo General del Poder Judicial y Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, al juez Pablo Ruz, en diciembre de 2014.    

Lesmes intentó que esa plaza quedara en manos de un juez amigo, el magistrado Carlos Valle, de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla. Era el juez que últimamente le había echado una mano a Esperanza Aguirre en su escapada de los agentes de movilidad y la policía municipal tras el incidente de tráfico en la Gran Vía madrileña, en abril de 2015. Valle parecía animarse a presentarse al concurso. Pero a última hora se echó atrás. El juez De la Mata, que había sido director de Justicia en con el ministro socialista Francisco Caamaño, ganó la plaza.

Pero tanto la causa de Gürtel 1999-2005 como Papeles de Bárcenas estaban prácticamente cerradas. De la Mata dictó el auto de apertura de juicio oral de Papeles pero como es sabido es la pieza que se limita a transcribir lo que piden el ministerio Fiscal y las acusaciones. El juez no añade nada de su cosecha.

En el caso del PP, el juez se guió por la abogacía del Estado, que representaba a Hacienda en la causa.

Lo dice en el auto de 28 de mayo de 2015.  “En relación con la cantidad de 1.024.987,14€ –Impuesto de Sociedades 2007–, que deberá afianzar el PP se sigue en este extremo el escrito de acusación de la Abogacía del Estado. Por tanto, de las cantidades que se indican podría resultar responsable civil subsidiario el PP, exclusivamente como consecuencia de la relación de dependencia de los acusados Luis Bárcenas, Álvaro Lapuerta y Cristóbal Paez con el mismo, dados los cargos que ocupaban en el año 2007”.

Eso es todo. Por tanto, gente con estudios como Cifuentes y Hernando saben lo que se hacen. Lo que revela el grado de putrefacción político-judicial reinante es la servidumbre de Carlos Lesmes y de la Comisión Permanente del CGPJ. Hacen como si aquí no pasara nada.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat