Literatura

Caitlin Moran: "Si atacas a Taylor Swift o Beyoncé, un ejército de chicas te destruirá"

La escritora inglesa publica la novela 'Cómo ser famosa'

Cuando era una adolescente solitaria y sin amigas que no iba a la escuela y vivía en una casa de protección oficial con los padres y siete hermanos, Caitlin Moran (Brighton, 1975) lo aprendió todo de los libros, las películas y la televisión. Ahora, convertida en una de las escritoras más populares del Reino Unido, escribe "los libros que habría tenido que leer cuando era adolescente". El último es Cómo ser famosa (Anagrama), que continúa las aventuras de su alter ego de ficción, Johanna Morrigan, la joven periodista musical que protagonizaba Cómo se hace una chica (Anagrama). Instalada en el Londres de mediados de los 90, Johanna ve crecer la burbuja del britpop mientras suspira por un cantante de moda y se enrolla con hombres tan poco recomendables como Jerry Sharp, un comediante televisivo que graba la noche de sexo que tiene con Johanna y luego la difunde entre sus amigos.

"Es una novela sobre una agresión sexual, una experiencia común entre las mujeres jóvenes que llegan a una gran ciudad y topan con estos hombres-vampiros -explica Moran-. También habla de la vergüenza sexual, de cómo las mujeres cargamos con ella como si fuera nuestra cuando en realidad es de la otra persona. Y deberíamos devolversela para que sea él quien cargue con la vergüenza, no nosotras ".

Moran tiene un dicho: si escribes, haz que sea útil y divertido. Esto último es fruto de una reflexión sobre las narraciones en clave femenina. "Cuando a una mujer le pasa algo traumático también debería poder explicarlo de manera divertida -dice-. Es como si todos los libros sobre mujeres tuvieran que ser tristes. Tengo hijas pequeñas y quiero que tengan modelos atractivos de mujer feminista. Así que he puesto en mis libros todos mis chistes y las mejores anécdotas y lo he terminado con la protagonista echando el mejor polvo que he podido imaginar. Es importante terminar un libro echando un gran clavo". Moran, claro, echa de menos más sexo en la literatura inglesa. "En el Reino Unido tenemos un premio a la peor escena de sexo y nadie lo quiere ganar, así que todo el mundo evita escribir sobre sexo. Pero es importante que, si alguien echa un buen polvo, lo explique con pelos y señales. No quiero que mis hijas crezcan sin referentes de sexo feminista y real".

Abomina el 'britpop'

Cómo ser famosa está empapada del fervor juvenil con el que Johanna contempla la época del britpop. Pero desde la distancia que ofrece el tiempo, Moran abomina una escena musical en la que admite que se lo pasó muy bien aunque fue "una época horrible para ser una chica adolescente" y a la que no volvería por nada del mundo. "La gran ironía es que si esas bandas se hicieron grandes es porque empezaron a gustar a las chicas adolescentes y no sólo a los chicos guays -señala-. Pero a los grupos les avergonzaba tener como fans chicas adolescentes. Y es estúpido, porque lo que te da energía y te hace poderoso es tener fans adolescentes que te entregan su amor incondicional. ¿Cómo lograron cambiar el mundo los Beatles? Porque tenían un ejército de fans que se lo permitían todo: grabar Yellow submarine, casarse con Yoko Ono, etc.". Hoy día, asegura, la situación ha cambiado y se reconoce "el poder del fandom femenino". Y "si atacas a Taylor Swift o Beyoncé, un ejército de chicas te destruirá en las redes sociales".

Después de experimentar el machismo y las humillaciones del mundo del periodismo musical, Moran encontró refugio en el mundo literario, en el que se ha sentido "muy bien tratada" por los otros escritores, "quizás porque ser escritor es un oficio literario y nos gusta encontrarnos con otros escritores y hablar de nuestra soledad". Hace un excepción, pero: "Martin Amis es un gilipollas. Dijo que yo escribía sobre la masturbación femenina como si fuera un hombre. ¿Pero qué hay de masculino en usar mi mano para masturbarme? No sé qué concepto tiene él de la masturbación para decir que yo la describo de manera masculina".