Judith Duportail: "Tinder quiere construir parejas desiguales en las que el hombre siempre sea superior"

Entrevista a la periodista y autora de 'El algoritmo del amor' (editorial Contra, 2019)

En tiempos de 'big data' y de escándalos como el de Cambridge Analytica, la inocencia respecto a las redes sociales es cada vez menor. Lo que posiblemente nadie se espera es que, después de un tiempo usando la app de citas más famosa del mundo, la empresa disponga de un registro de 800 páginas de cada usuario. Esta es una de las revelaciones más sorprendentes de 'El algoritmo del amor (Contra, 2019)', el ensayo de la periodista francesa Judith Duportail sobre Tinder, la aplicación que te busca pareja y, al mismo tiempo, te clasifica según tu belleza, género, estudios y condición social sin que lo sepas.

Te hiciste usuaria de Tinder después de salir de una relación. ¿Cuándo eres consciente de estar participando en un lugar oscuro?

Todo comienza una mañana en que leo un artículo que dice que en Tinder todos tenemos una puntuación sobre cuán deseables somos. Estaba utilizando la aplicación como usuaria y me lo tomé fatal, porque como mujer siempre me he sentido evaluada por mi aspecto físico. Me vinieron recuerdos de cuando iba al instituto, porque había un tipo en clase que puntuaba a las chicas: yo tenía un 5 sobre 10; era simpática pero gordita. Darme cuenta de que esto me estaba volviendo a pasar es lo que me hizo comenzar a investigar. Tinder en ningún momento nos informa de su funcionamiento: no nos dice ni qué harán con nuestros datos ni que se nos clasificará, sea por nuestro aspecto físico o por nuestro nivel de riqueza.

Esta clasificación se hace de acuerdo con la puntuación ELO. ¿En qué consiste?

Es un sistema estadístico que inventó un antiguo jugador de ajedrez. El funcionamiento es muy simple: si juegas al ajedrez y ganas a un tipo muy bueno, te hace ganar muchos puntos, y si en cambio pierdes contra alguien malo recibes el efecto contrario. En Tinder pasa lo mismo. Si eres elegido por un usuario muy deseable, te sube la puntuación. Por otra parte, si alguien considerado poco deseable no te hace un me gusta, pierdes puntos. El objetivo final es que los guapos vayan con los guapos y los feos acaben con los feos.

"Es importante recordar a todos los que utilizan o han utilizado este tipo de aplicaciones de 'dating' que la soledad es una parte importante de su plan de negocio"

¿Las relaciones sentimentales son un producto de consumo para Tinder?

Debemos tener en cuenta que hablamos de una empresa que gana mucho dinero, es de las aplicaciones más rentables de Apple Store. Estamos confiando una tarea tan vital como es encontrar un compañero de vida a una app que no tiene especial interés en que lo consigamos. Lo que busca Tinder es que siempre acabemos volviendo y, si es posible, pagando. Es importante recordar a todos los que utilizan o han utilizado este tipo de aplicaciones de 'dating' que la soledad es una parte importante de su plan de negocio.

También descubres que, aparte de tu atractivo físico, la aplicación te categoriza por clase social.

Se reservan el derecho a clasificarnos a partir de nuestro nivel de ingresos. Esto lo pueden hacer porque los usuarios se conectan a través de Facebook. Tinder puede acceder a datos y, de paso, averiguar dónde trabajamos y cuál es nuestro nivel de estudios. Avanzando en la investigación me di cuenta de que también nos clasifican por clase y género: los hombres con más ingresos y nivel de estudios tienen una gratificación, y en cambio a las mujeres con los mismos atributos se las penaliza. Esto es porque quieren construir parejas desiguales en las que el hombre siempre sea superior: con más estudios, más ingresos y más edad.

¿Qué es Tinder Select?

Una función pensada para la 'crème de la crème'. En la presentación del producto la anunciaban como una red para directores ejecutivos y modelos, lo que ya indica qué tipo de relación crea entre hombres y mujeres. Según un periodista que se infiltró en esta función, y que sale entrevistado en mi libro, ya no se utiliza mucho, pero era como un Tinder VIP.

"Hay un momento de la investigación en que pido a Tinder qué cosas sabe de mí. Recibí el archivo... ¡tenía más de 800 páginas!"

Tu libro comienza con la descarga de la aplicación, pero pronto gira alrededor de cómo saber tu puntuación ELO. ¿Llega a ser una obsesión?

Me asaltaron todas las contradicciones de golpe. Por un lado, estaba el deseo de ser considerada bonita, contra la fatiga de ser siempre juzgada por mi aspecto físico. Por otro lado estaban las ganas de tener una buena clasificación de la ELO, en contra de la cólera de saber que me están poniendo una nota. Hubo un momento en que estaba tan obsesionada con el tema que sentí que para recuperar el poder lo tenía que escribir. 

El punto más sorprendente del libro es cuando Tinder te envía un informe de 800 páginas con tus datos. ¿Cómo lo conseguiste?

Hay un momento de la investigación en que pido a Tinder qué cosas sabe de mí. Recuerdo bien cuando recibí el archivo, porque lo empecé a descargar al mediodía y tardó horas en terminar... ¡tenía más de 800 páginas! Allí estaban mis datos personales, mis intereses y todos los 'match' [cuando dos personas se hacen un 'me gusta' mutuamente] que había hecho. Fue realmente sorprendente, porque me di de bruces con una realidad dura: si me hubieran preguntado con cuánta gente había hablado en Tinder habría respondido unas cuarenta, pero en este informe se ve que son centenares. Releí todo lo que me habían dicho mis contactos para comenzar una conversación, y muchos se repetían. Y lo más chocante de todo es que yo también lo hacía, me repetía constantemente. Con este informe aprendí mucho sobre mí misma; ¡más que sobre Tinder!

¿Escribir un libro así es hacer política?

Al principio quería mostrar la realidad del 'dating' y que esto de estar soltero no es como 'Sex and the city', sino un proceso duro y difícil. Pero hubo un punto en que todo ello adquirió una motivación política, para poder demostrar a las mujeres cómo funciona todo esto. Este es un libro hecho por militancia feminista.

"[...] los hombres con más ingresos y nivel de estudios tienen una gratificación, y en cambio a las mujeres con los mismos atributos se las penaliza"

También es una obra de soledad.

Totalmente. Estamos en un momento en el que todo va muy rápido y debe ser inmediato. En el libro explico que paso mucho tiempo mirando la última hora de conexión del WhatsApp de un chico para ver si me lee. Tinder te hace sentir sola, y es una sensación de la que hablamos poco.

Sin conocer a fondo el funcionamiento Tinder, ¿crees posible, aunque sea por casualidad, encontrar el amor ahí?

Por supuesto. Me he enamorado dos veces de chicos que conocí por Tinder. De todos modos, recomiendo que todo el mundo que esté interesado en utilizar aplicaciones de citas se informe de su funcionamiento. Antes de descargarlas hay que ser consciente y saber a qué te expones. Y, sobre todo, ser realista, porque si no te funciona no es porque seas feo o tonto, sino porque es un gran mercado con un funcionamiento complejo.

Més continguts de

El + vist

El + comentat