Òmnium exige a Sánchez convertir la comisaría de Via Laietana en un espacio de memoria

Es una vieja reivindicación del Ayuntamiento y las entidades de memoria, pero Interior se niega

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha exigido al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, que convierta la comisaría de la Policía Nacional de Via Laietana de Barcelona en un "espacio de memoria, dignidad y recuerdo", con motivo del aniversario del 20-N. La entidad asegura que la "presencia" del franquismo en el Estado es una "anomalía democrática internacional notoria y evidente". Esta vez lo hace a través de un documental que se emite este viernes a las séis de la tarde en el que Mauri, portavoces de entidades de la memoria histórica y testigos de la tortura hablan sobre esta realidad y la comparan con la de los otros países que también han vivido regímenes fascistas.

"Uno de los déficits principales de la Transición fue no depurar la policía franquista", asegura Antoni Batista, periodista y doctor en ciencias de la comunicación, que recuerda que "fueron los mismos agentes, los mismos despachos y el mismo edificio de Via Laietana" los que continuaron durante la Transición y la democracia. 

El espacio televisivo ha contado con la colaboración de Montse Torras y Carles Vallejo, represaliados y miembros de la Asociación Catalana de Expresos Políticos del Franquismo; Pilar Rebaque, de la Comisión por la Dignidad; el periodista Antoni Batista; Pep Martínez, el primer denunciante de torturas en el estado español; la directora ejecutiva del Museo Sitio de Memoria ESMA en Buenos Aires, Alejandra Naftal; la directora del Museo don Aljube de Lisboa, Rita Rato, y el Museo de la Stasi de Berlín.

Una vieja reivindicación y una proposición no de ley que nadie cumple

Ésta es una demanda de hace muchos años de entidades y asociaciones. Una de las que más han batallado para recuperar este edificio es el Ateneu Memòria Popular , que reivindica poder explicar las torturas y la impunidad. Pero conseguir que la ciudadanía se pasee por este edificio de finales del siglo XIX para conocer su historia no es fácil. Es propiedad del ministerio del Interior y, según fuentes de la misma comisaría, está dedicado exclusivamente a tareas administrativas: en los antiguos calabozos están los archivos del personal y en los otros pisos están los despachos de los altos mandos, sus secretarias o secretarios y los servicios de prensa.

Hi ha una proposición no de ley aprobada por el Congreso de Diputados el 1 de junio del 2017, con los votos de todos los grupos exceptuando los del PP, para convertir la comisaría en "un museo - centro memorial, documental, archivístico de la represión franquista". Pero de momento no ha cambiado nada y continúa siendo una comisaría. La memoria es un terreno sensible. Para el Ayuntamiento de Barcelona no fue fácil colocar el 26 de marzo del año pasado el atril en el que se explica la historia del edificio, desde el 1929 hasta el final de la dictadura. El atril ha sido objeto de diferentes actos vandálicos. 

El + vist

El + comentat