FEMINISME

Pauline Harmange: "Los hombres en general no son admirables y no intentaré más adaptarme a ellos"

Publica un ensayo llamado: "Hombres, los odio"

La joven activista y escritora francesa Pauline Harmange es la autora de un ensayo corto y provocador: Jo, els homes, els detesto    (Destino / Paidós) (en Español: Hombres, los odio, publicado por Paidós). Un título polémico que logró fama global después de que un asesor del ministerio de Igualdad francés intentó censurarlo. Al hacerse pública la maniobra, una editorial más grande compró y relanzó este manifiesto, que pronto estará disponible en quince lenguas. Harmange –que responde a la entrevista vía e-mail  defiende una vía poco explorada por el feminismo, la de la androfobia: la fobia a los hombres. El libro es un decálogo para conseguir que los hombres dejen de ser el centro de nuestras vidas, tanto las de los hombres como las de las mujeres. 

Debes estar agradecida al hombre poderoso que intentó censurar el libro. En parte, el impacto global que ha tenido es el resultado del efecto Streisand.

Por supuesto, el libro nunca habría tenido este impacto sin el intento de este hombre, pero tampoco sin el esfuerzo de mis editores por denunciar abiertamente esta preocupante exhibición de poder. Aún así, nunca agradeceré nada a un hombre que intentó silenciar la voz de una mujer.

"Incluso los hombres que queremos juegan al juego del patriarcado"

Es el primer libro que he leído que aboga directamente por la androfobia. ¿Qué es, y por qué la defensas?

Defiendo el derecho de las mujeres de decir: "Los hombres, en general, no son admirables". No me gusta estar cerca de ellos, no me gusta lo que piensan, me gustaría que fueran diferentes, pero, como no lo son, ya no intentaré más adaptarme a ellos. Podría si finalmente los hombres decidieran ser colectivamente unos seres humanos dignos. 

¿La androfobia no sería la otra cara de la misoginia?

Dado que vivimos en un patriarcado, que la misoginia está sostenida por las estructuras de poder y que las mujeres que levantan la voz son silenciadas y avergonzadas, definitivamente no.

El título es provocador. La sorpresa para muchos y lo que es importante es que no es ironía ni exageración: es cierto.

¡Me alegro que lo digas! Algunas personas quieren tranquilizar a los posibles lectores diciendo que el título solo es marketing y que el contenido no tiene nada a ver. Me parece divertido, puesto que el título es una frase extraída directamente del libro. Sí, lo digo de verdad.

"Algunas personas quieren tranquilizar a los posibles lectores diciendo que el título solo es marketing"

A las mujeres con pareja masculina los costará apuntarse a la androfobia: parece un poco contradictorio que no te gusten los hombres pero que quieras a uno (o a dos o a tres).

Al contrario, muchas mujeres con pareja masculina me escriben para decirme que reflejo como se sienten. Yo misma tengo una relación con un hombre, por eso quería hablar de cómo incluso los hombres que queremos pueden jugar a veces al juego del patriarcado. En el libro aclaro que los hombres son un grupo social y que los individuos de este grupo pueden ser y son diferentes los unos de los otros, pero todos comparten cierta educación y los privilegios de ser hombres.

¿Diría que es más difícil ser feminista en una pareja heterosexual? 

Ser feminista no es una tarea fácil, y tampoco es un estilo de vida. Quiero decir que no me decepciono a mí misma como feminista en mis relaciones íntimas porque no es como si fracasara con una dieta o un reto de yoga (por cierto, #RiotsNotDiets). Creo que las feministas son capaces de ver las luchas de poder que se juegan incluso en una relación romántica, y sí, es agotador y frustrante, y a veces decepcionante, pero también es estructural y sistémico, no el resultado de un fracaso personal. Y creo que lo sabemos.

"Es importante hacer entender a todo el mundo que la mayoría de los privilegios de los hombres implican el derecho a tratar a las mujeres como basura"

¿Cómo puede la androfobia ayudar al feminismo? ¿No nos hace más antipáticas? ¿Cómo renunciarán a sus privilegios, los hombres, si les desagradamos (a pesar de que es evidente que ser dulces y serviciales tampoco ha funcionado)?

Como dices, ser buenas y cordiales no nos ha funcionado. Los hombres no solo no se han unido a la lucha sino que continúan siendo violentos contra el feminismo. Por lo tanto, claramente tenemos que aceptar que no contaremos con su ayuda y que no la necesitamos. Quiero subrayar que, por supuesto, los hombres no querrán renunciar a sus privilegios. Pero es importante hacer entender a todo el mundo que la mayoría de los privilegios de los hombres implican el derecho a tratar a las mujeres como basura. ¿De verdad quieren esto? Algunos sí, pero la mayoría no quieren aceptarlo, que tratan a las mujeres como basura. Al negarnos a estar con ellos y a tolerarlos cuando se comportan de este modo, les decimos que esto ya no los funcionará más. Que todavía pueden tener estos privilegios, pero que nosotras no seremos más cándidas. ¿Por qué no cambiar de estrategia, pues?

El hecho que a las mujeres les cueste enfadarse o ser desagradables también es una cuestión de educación. ¿Pero no empeoraremos el mundo si lo llenamos con rabia?

¿Esto no sería exactamente lo que diría el patriarcado si fuera una persona? Al patriarcado le interesa que continuemos considerando la ira como peligrosa. Porque lo es. Pero tenemos las herramientas para expresar esta rabia de la manera que nos convenga. No tenemos que hacer nuestros los códigos del libro de la virilidad. De hecho, deseo que no lo hagamos. Pero la ira no es violencia. La ira es reconocer que sufrimos injusticias y que podemos actuar contra ellas.

¿Cómo justifica generalizaciones como los hombres son "violentos, egoístas, perezosos y cobardes" o "mediocres"? Ya sabe que #notallmen…

Lo que quiero decir es que el grupo de hombres muestra todas estas características, y cada característica se tiene que pensar con respecto a las mujeres y a las minorías. Esto es la virilidad. Esto es la masculinidad. Dentro de este grupo, quizás algunos no son violentos. Bien. Pero lo que las mujeres observan diariamente es que la mayoría de veces los hombres que no son violentos tampoco nos ayudan. No impiden que sus amigos machistas expliquen acudidos machistas, no actúan cuando decimos que su mejor amigo nos maltrató, no participan en las tareas del hogar como tendrían que hacerlo... Intentan parecer los mejores hombres posibles sin intentar ser los mejores hombres posibles. Y esto vale para todos ellos.

El + vist

El + comentat