Que Sant Jordi vuelva a celebrarse en Sant Jordi

INCERTIDUMBRE. Ni siquiera sabemos si Sant Jordi será el día de Sant Jordi: así de aplastantemente abierto se presenta el año. También la cultura depende de la vacuna. Nick Cave canceló el concierto del 27 de mayo en Barcelona, pero Elton John tiene previstos dos a finales de octubre. Entremedias, los grandes festivales de primavera y verano, que fueron aplazados en 2020, ya tienen fechas marcadas en el calendario de 2021. Pero que esto sea así, todavía se tiene que ver. Por no hablar de con qué condiciones se podrían celebrar, a pesar de la rendija que abre el estudio de la Sala Apolo (con ningún contagiado).

FRAGILIDAD. El tópico dice que cuando un artista se queda sin trabajo se va a hacer de camarero. Ahora que ni siquiera les queda este refugio, el panorama laboral para muchos es desértico, devastador. A un año prácticamente en blanco se le sumará un 2021 que, en general, servirá para repescar lo que ha caído en 2020. Los productores tienen el grifo cerrado -lógico: la reacción del público es imprevisible-, las ayudas no compensarán un año nefasto -a pesar de llegar a 51,2 millones solo del departamento de Cultura- y no sería extraño ver a profesionales abandonar. Parecía imposible, pero parece ser que las condiciones laborales en la cultura todavía serán más precarias, sobre todo si no se acelera la aprobación del Estatuto del Artista.

RETRASOS. En 2021 empezará en realidad el otoño de 2021. Será cuando llegarán West Side Story de Spielberg, Matrix 4, Misión: Imposible 7 y Dune. Esto, claro, si no han cerrado las salas de cine y algunas cadenas. También se esperan las grandes apuestas teatrales, como los musicales Cantando bajo la lluvia de Manu Guix y Àngel Llàcer y el mítico Golfus de Roma de Sondheim de la mano de Daniel Anglès y Focus. La apertura del espectacular Museo Munch de Oslo también se ha pospuesto hasta 2021. Ahora bien, para retraso faraónico, el del Gran Museo Egipcio del Cairo: el más grande del mundo, de la medida de un aeropuerto, tenía que abrir hace una década.

Y ALEGRÍAS. El libro se demuestra una vez más como un invento maravilloso e infalible, y sale indemne del 2020. Así que hay que encomendarse a las nuevas librerías que abrirán, como la Finestres (Barcelona) y La Fatal (Lleida), y esperar con ilusión los nuevos títulos de Eva Baltasar, Josep Maria Esquirol, Joan Margarit, Sánchez Piñol y tantos otros. Y espero que en 2021 se conjugue en femenino: se llame Rosalía o Adèle, Carme o Carla. Portaceli será la primera mujer dirigiendo el Teatro Nacional y Simón estrenará un nuevo film, Alcarràs.

El + vist

El + comentat