Música

"La hecatombe" de la música en directo: la facturación ha caído un 87%

El sector estima unas pérdidas de 88 millones de euros debido a la pandemia

"Hecatombe", "bajada", "sacudida", "catástrofe". Estas palabras han salpicado la presentación del Anuario de la Música 2020, que se ha hecho este viernes en la sala Apolo de Barcelona y que se ha podido seguir telemáticamente. "La recuperación que se estaba produciendo desde el 2017 y que se había acelerado en 2019 hacía prever un 2020 con muy buenas perspectivas. Todo esto se ha ido a pique", ha explicado Lluís Gendrau, director editorial del Grupo Enderrock, responsable de la publicación del anuario, antes de aportar las cifras sobre el estado de la industria musical catalana a raíz de la pandemia.

La catástrofe del 2020 tiene números, de acuerdo con la información reunida por la Asociación Profesional de Representantes, Promotores y Mánagers de Catalunya (ARCO), la Academia Catalana de la Música y la Asociación de Salas de Conciertos de Catalunya (Asacc):

  • La facturación de la industria de la música en directo ha caído un 87%, y la estimación de pérdidas es de 88 millones de euros.
  • Respecto al año pasado, ha habido un 80% menos de conciertos. 16.500 conciertos y actividades musicales no realizados.
  • La ARCO estima que la música en directo del 2020 tendrá un 94% menos de espectadores. O, dicho de una la otra manera: 12,3 millones de espectadores.
  • En cuanto al impacto de la crisis provocada por el coronavirus en los músicos, solo durante el primer semestre del 2020 ha habido un 75% menos de actividad.

Las salas de conciertos acumulan una parte importante de las pérdidas. Según el Asacc, se ha cancelado el 95% de la actividad (más de 4.350 conciertos cancelados); la estimación de pérdidas es de 43,5 millones de euros respecto al 2019, y las pérdidas directas por costes de cierre es de 11,3 millones de euros.

Sales de concerts: retrats d’un present desesperat

El sector discográfico y editorial de la música grabada ha calculado también el impacto del covid-19, con la pérdida del 65% de los ingresos de la facturación anual, que el 2019 fue de 22 millones de euros. Según la Asociación de Productores y Editores Fonográficos y Videográficos Catalanes (Apecat), el aplazamiento de muchos de los lanzamientos previstos ha provocado que se dejen de ingresar un 85% de las ventas de discos físicos y que haya caído un 25% el volumen de la distribución digital.

El drama también afecta las escuelas privadas de música. La asociación que las representa, la Emipac, estima que habrán dejado de ingresar 725.000 euros en 2020 y que habrán sufrido un gasto de 280.000 euros derivada de costes estructurales, además de la afectación directa a 300 profesores y 4.800 alumnos.

Todos estos datos son todavía más demoledoras si se comparan con los del 2019, un año en que las empresas de la música en directo tuvieron buenos números: una facturación de 90,8 millones de euros (un 6,3% más que el 2018), 17.362 conciertos (un 2,6% más) y 10,89 millones de espectadores (un 2,1% más). En cambio, el número de empleados fijos y/o variables contratados por empresas del ARCO cayó un 17,7% en 2019 respecto al 2018. Según el Anuario de la Música, "debido a la temporalidad más elevada de las contrataciones, especialmente centradas en la época estival, la mayoría de empresas del ARCO se vieron obligadas a diversificar las compras, y al mismo tiempo han surgido un montón de pequeñas nuevas empresas, la mayoría especializadas y en muchos casos unipersonales, que trabajan a demanda".

El + vist

El + comentat