Còmic

La pandilla de Mafalda: siete maneras de ver el mundo

Personajes como Guille, Miguelito y Susanita también han marcado las tiras de Quino

Mafalda dialoga sobre todo con sus padres y los amigos que representan diferentes arquetipos y miradas sobre cómo es el mundo o cómo tendría que ser. Son a menudo el contrapunto a la heroína de Quino, el genio argentino que ha muerto este miércoles. Desde el activismo y el optimismo de la pequeña Libertad hasta el clasismo y racismo de Susanita. 

Los padres

Con su lucidez, Mafalda puede llegar a inquietar a cualquiera, y sus padres son los que más tienen que hacer frente a ello. Con mucha paciencia, el padre y la madre de Mafalda procuran responder las preocupaciones filosóficas de su hija, que siempre tiene la última palabra y la habilidad para ponerlos contra las cuerdas con la acidez que la caracteriza. La madre es ama de casa y el padre trabaja en una oficina. Los dos representan una pareja estereotípica. 

Guille

Guille y la sopa son indisociables. Mientras que Mafalda detesta este plato, a su hermano le encanta, y esta discrepancia es motivo de conflictos divertidísimos entre los dos. Con problemas de pronunciación y juguetón, Guille tiene una imaginación desbordante y actúa sin malicia (aunque acabe pintando paredes con rotulador o ensuciándolo todo).

Manolito

Manolito es el contrapunto materialista de Mafalda. Está obsesionado con hacer dinero. Su sueño es tener una cadena de supermercados –su padre tiene una tienda de víveres– y hacerse muy rico. Es capaz de encontrar monedas en los lugares más inverosímiles. Puede ser un poco tosco y a menudo discute con Mafalda porque tienen visiones del mundo muy diferentes.

Felipe

Si Mafalda es pragmática y crítica con el mundo, Felipe representa el otro plato de la balanza. Soñador, fantasioso e inocente, este chico un año mayor que Mafalda brilla por su timidez y su romanticismo. "La voluntad debe de ser la única cosa del mundo que cuando está desinflada necesita que la pinchen", dice Felipe cuando la realidad le estalla en las narices.

Susanita

Susanita es la antítesis de Mafalda. Sus comentarios a menudo recuerdan a una mujer adulta, charla mucho, a menudo sobre chismes, y ambiciona casarse con un buen partido, tener muchos vestidos e ir a tomar el té con otras señoras de la alta sociedad. Es clasista y racista y, de hecho, ella y Mafalda se preguntan cómo pueden ser amigas. Con el pelo ondulado y rubio puede parecer un angelito, pero cuando se enfurece da miedo.

Miguelito

Es pequeñito... aunque a veces también lleva dentro el ego más grande. Miguelito es el más joven del grupo de amigos de Mafalda, pero también el más autoritario y egocéntrico. Está convencido de que de mayor será famoso y que tendrá calles y plazas a su nombre. Mientras espera el éxito, Miguelito reflexiona sobre cuestiones tan trascendentales como la fisonomía humana. "No sé cómo lo haría la gente para irse si no tuviera espalda", dice.

Libertad

Cuando Mafalda conoce a Libertad, en la playa, y se la presenta a sus padres, los comentarios son: sí que está quemada y qué pequeñita es. Es, con diferencia, el personaje físicamente más pequeño. Es una niña muy inteligente, de izquierdas y anhela la revolución del pueblo contra un sistema político que considera injusto. Es la más activista y adora los libros. Más optimista que Mafalda, ella sí que cree que el cambio es posible.

El + vist

El + comentat