BARÇA

Messi contra Cristiano: las últimas noches de la rivalidad del siglo

El portugués vuelve al Camp Nou dos años y medio después de su última visita con el Real Madrid

Cuando las bolas del sorteo de la Champions encuadraron al Barça y a la Juventus en el grupo G, el planeta fútbol situó el reencuentro de Leo Messi y Cristiano Ronaldo en el centro de un enfrentamiento atractivo per se. El argentino y el portugués han protagonizado la rivalidad individual más mayúscula del siglo a primer nivel mundial. Han comido aparte durante más de una década. Juntos suman once Baloes de Oro. Ahora superan con creces la treintena y empiezan a ir de baja, pero continúan siendo tan buenos que todavía lideran proyectos diseñados para ganarlo todo. Uno mantiene el 10 a las espaldas en el Camp Nou a pesar de que en verano intentó cambiar de aires, lo que el otro certificó marchándose al Calcio, a despecho de Florentino Pérez, después de levantar tres Copas de Europa seguidas (2016, 2017 y 2018) con el Real Madrid.

Dará miedo ver la grada totalmente vacía en la primera coincidencia de Messi contra Cristiano desde que el atacante de Madeira fichó con la Juve (21 h / Movistar Liga de Campeones): la última vez que se vieron las caras fue en un clásico de la Liga con el estadio lleno a rebosar. Este martes competirán por la primera plaza del grupo europeo, un pequeño triunfo que permite afrontar el retorno de los octavos de final en casa. La lucha de momento favorece al Barça gracias a la victoria que logró en la segunda jornada de la máxima competición en Turín (0-2), en la que probablemente es la mejor actuación de los culés con Koeman en la dirección técnica. Un partido que CR7 no disputó debido al coronavirus. Al ex madridista le faltó una PCR negativa para revivir antiguas batallas. Este martes podrá resarcirse, a pesar de que el objetivo colectivo es difícil: la primera posición del grupo será italiana sólo si hay victoria visitando por más de dos goles.

Entre el covid, el paso inevitable del tiempo y el irregular inicio del Barça y la Juve en sus ligas, Messi y Cristiano están lejos de los números y de la incidencia que tenían hace unos años. Cada vez son más terrenales. No prueban la suplencia, pero no deciden como solían hacerlo en la cumbre de sus carreras. El de Rosario ya no puede evitar las carencias de un equipo azulgrana que está a 12 puntos del Atlético de Madrid, el líder, en el torneo estatal. Si bien lo intenta porque es un animal competitivo, la realidad es cruda: ha hecho cinco de los siete goles que lleva en partido oficial desde el punto de penalti, malvive en el 4-2-3-1 de Koeman y viene de perder 29 pelotas en la última derrota en el campo del Cádiz. El ex del Madrid solo ha participado en ocho partidos a las órdenes de Pirlo, pero a diferencia del 10 del Barça mantiene intacto su olfato: marca más de un gol por partido.

Cristiano solo supera a Messi en un ranking

La rivalidad Messi-Cristiano será recordada en los próximos lustros, pero todavía tiene páginas por llenar. Hasta ahora, los dos jugadores se han visto las caras sobre un terreno de juego desde el 2008 un total de 35 veces, entre citas de club y de selección. El balance está del lado del argentino, que ha ganado 16 veces con el Barça y el combinado albiceleste. El portugués cuenta con 10 victorias con el Real Madrid, el Manchester United y su selección. El resto son nueve empates. En cuanto al apartado realizador, Messi también va por delante con 22 dianas, tres más que Cristiano. Ahora bien, el de Rosario todavía no ha superado a Ronaldo en el cómputo absoluto de goles como profesional: lleva 712 en 886 partidos, por los 750 en 1.031 actuaciones de su competidor contemporáneo. Ver como finaliza esta pugna será uno de los alicientes de los próximos años. Se tendrá que ver en qué equipo seguirá engordando Messi sus números a partir del 30 de junio del 2021.

"Es fantástico que estos dos jugadores hayan mantenido este nivel durante 15 años. Han sido los dos mejores del planeta. Se merecen mi reconocimiento porque, además, sus características son muy diferentes. Tenemos que disfrutar". Con estos eligios se mostró Ronald Koeman en la previa de un partido que tiene que servir para enmendar la derrota del sábado en Cádiz, de la cual el holandés todavía no ha pasado página: "Me enfada perder debido con goles que, siendo el Barça, no tendríamos que conceder". Koeman también volvió a criticar los horarios hasta ponerlos como principal motivo de la lesión que sufrió Dembélé en Carranza. El francés estará entre 20 y 15 días de baja y caerá de la lista de convocados por la misma razón que Ansu Fati, Sergi Roberto y Gerard Piqué. Samuel Umtiti ha recibido el alta médica este martes y es la principal novedad en la convocatoria. Una vez más, el Barça necesitará recurrir al filial para llenar el banquillo.

El + vist

El + comentat