Arrodillarse o alzar el puño en el podio tendrá consecuencias

Los deportistas que protestaron contra Trump serán castigados si reinciden

Las protestas del mundo del deporte contra Donald Trump tras la violencia que ha azotado los Estados Unidos en las últimas semanas tendrán consecuencias. Race Imboden, que se arrodilló en el podio mientras sonaba el himno de Estados Unidos después de ganar la medalla en florete por equipos, una modalidad de esgrima, en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, será sometido a doce meses de vigilancia. Gwen Berry, la atleta estadounidense que después de ganar la medalla de oro en lanzamiento de martillo levantó el puño imitando el famoso gesto de Tommie Smith y John Carlos en los Juegos Olímpicos de México de 1968, ha recibido la misma condena: doce meses de vigilancia.

La noticia la ha adelantado el diario 'USA Today', que explica que el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos ha reprimido, pero no ha suspendido ni castigado, a los atletas estadounidenses que llevaron a cabo las protestas. Este tipo de libertad condicional significa que los deportistas seguirán compitiendo y siendo elegibles para competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero si en los próximos doce meses reinciden en alguna otra protesta recibirán castigos más severos, según les informó Sarah Hirshland, CEO del Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos.

"Tenemos que pedir un cambio. Tuve el honor de representar al equipo de Estados Unidos en los Juegos Panamericanos y me llevé a casa el oro y el bronce. Sin embargo, mi orgullo se ha visto interrumpido por las múltiples deficiencias del país que amo con todo mi corazón: racismo, ausencia de control de las armas y maltrato a inmigrantes", resumió Imboden. El atleta, de 26 años, confesó que se puso "bastante nervioso", pero que no se arrepiente de su protesta, inspirada en Colin Kaepernick, el jugador de fútbol americano que lleva tres años sin equipo. "Hablé con mis compañeros de equipo antes de hacerlo. Les pregunté si estaban de acuerdo en que lo hiciera y me dieron el visto bueno", explicó. "Vi cosas que me entristecían, como ciudadano estadounidense y como atleta estadounidense y pensé que era la hora de dar el paso y utilizar mi plataforma para hablar", resumió.

Unos días antes se produjeron protestas durante un partido de la Major League Soccer (MLS), la competición profesional de fútbol. El estadounidense Alejandro Bedoya celebró un gol en el Audi Field de Washington cogiendo un micrófono de ambiente y pidiendo a los congresistas medidas urgentes. "Escuchad, Congreso, haced algo. Poned fin a los tiroteos de inmediato", gritó. No es la primera vez que el futbolista, de raíces colombianas, habla sobre la política de Estados Unidos, ya que hace un par de años aseguró, después de que Donald Trump asumiera la presidencia, que su país era "el hazmerreír del mundo".

Més continguts de

El + vist

El + comentat