Minguella, descubridor de Maradona: "Y yo que buscaba un extremo para el Burgos..."

El agente recuerda al ARA cómo se fijó en el joven Pelusa cuando estaba en Argentinos Juniors

El día que descubrí a Maradona en realidad había ido a buscar un extremo para el Burgos. Eran los años 70, hacía poco que había acabado mi etapa de segundo entrenador con Rinus Michels y que me había liberado para empezar a hacer viajes y ver fútbol, sobre todo en América del Sur. Estaba en contacto con clubes de aquí que me pedían jugadores. Así, un día pensé que Jorge López podía servir para el Burgos y lo fui a ver con Argentinos Juniors. Pero de golpe salió al campo un chaval muy joven que debutaba. Era peculiar. Una cabeza grande, con el pelo negro, largo y rizado. Y, sobre todo, hacía cosas muy señaladas en el campo.

Me quedó grabado y se lo ofrecí al Barça. Hablé con Jaume Rosell, que era el gerente de Agustí Montal. Argentinos Juniors quería 100.000 dólares (7 millones de pesetas de la época). La respuesta fue que no, que no había presupuesto para el fútbol base. Pero yo no me di por vencido.

En esas épocas era difícil hacer este tipo de operaciones, sobre todo si se pedía mucho dinero. No había vídeos, y una fórmula que se utilizaba a veces era traer a un equipo aquí para que los jugadores se dieran a conocer. En diciembre de 1979 hice que Argentinos Juniors jugara en el Camp Nou. Pues bien, Rifé, que entrenaba a ese Barça, decidió que Zuviría se encargara de marcar a Maradona. El resultado: Maradona no tocó ni una bola. Aquí se habría acabado la cosa de no ser porque Maradona ganó el Mundial Juvenil y fue escogido el mejor jugador. Eso le dio popularidad. Los italianos se metieron por el medio, lo querían fichar. Yo insistí para que fuera al Barça. Hablé con sus padres y con Jorge Cyterszpiler, su primer agente y, al final, lo logré, justo antes del Mundial del 82.

Muere Maradona, el futbolista que jugó a ser un dios

Maradona costó 1.200 millones de pesetas. Era mucho, y más para Josep Lluís Núñez, a quien siempre le costaba gastar. Pero el presidente hacía dos cosas: primero, gastaba y, después, vendía y conseguía dinero. Lo hizo con Maradona, pero también con Stoichkov, Rivaldo, Ronaldo, Romário... Los vendió a todos. Eso no todo el mundo lo hace. Hay muchas directivas que no quieren vender, que es una cosa que no acabo de entender. Núñez sabía vender en su momento, ganaba dinero y los usaba para comprar a otro futbolista. Y con Maradona se la jugó.

Muchos se preguntan cómo es posible que Maradona no consiguiera con el Barça los títulos más importantes. Para mí está muy claro: no pudo jugar más. Un futbolista importante necesita jugar. Si de un campeonato de 9 meses, un año estás media temporada lesionado y el otro año estás cinco meses enfermo, es muy difícil que puedas ser decisivo. Ese Barça estuvo a punto de ganar la Liga. Muy cerca. Si hubiera jugado algunos partidos más, seguramente el Barça habría sido campeón. Los dos años. ¿Y entonces qué? Que Maradona no se habría ido, se habría quedado en Barcelona 8 o 10 años y habría sido el ídolo indiscutible de un Barça que se habría hartado de ganar Ligas. Y de Núñez se habría dicho que había sido el acierto de su vida. Esto es indemostrable, claro, pero estoy convencido de que habría sido así.

El + vist

El + comentat