¿Quién jugará la final de Copa?

De la lista de lesionados, Semedo, Arthur y Coutinho tienen más posibilidades de recuperarse

“Esperamos recuperar a algún jugador de cara a la final de Copa”, dice Ernesto Valverde después del partido contra el Eibar, el último antes de jugar contra el Valencia el sábado en el estadio Benito Villamarín. En el último tramo de la temporada, las bajas, sobre todo en la delantera, llenan la enfermería antes de disputarse el último título, que podría significar el segundo doblete consecutivo de Valverde en sus dos primeros años en el Barça. Entre las ausencias más destacadas figura la baja segura de Luis Suárez (operado de la rodilla el 9 de mayo) y la seria duda de Ousmane Dembélé, que se lesionó el bíceps femoral de la pierna derecha en el primer minuto del Celta-Barça el 4 de mayo. Coutinho, que sufrió una elongación en el bíceps femoral de la pierna izquierda contra el Getafe, tiene más opciones de estar en la final. Arthur, por su parte, hace tiempo (tres meses) que tiene molestias en el pubis. Por lo tanto, debe ir parando, pero tanto el sábado como el lunes se entrenó con el grupo, y esto permite cierto optimismo. A priori, Arthur y Coutinho deberían poder disputar la final.

¿El barcelonismo está preparado?

A esta serie de bajas, justo antes de enfrentarse al Éibar, se sumaron dos más: la del portero Marc-André ter Stegen y la del delantero Kevin-Prince Boateng. Ninguno de los dos debía jugar contra el conjunto vasco en el último duelo de Liga: Jasper Cillessen tenía que ocupar la portería para preparar la final de Copa, mientras que Boateng prácticamente no cuenta. Ter Stegen, según informó el club, fue baja por “unas molestias en la rodilla derecha”. La misma explicación se daba respecto a Boateng, “baja por molestias en la rodilla”, en su caso, de la pierna izquierda. De hecho, Boateng, cuando llegó al Barça procedente del Sassuolo en el mercado de invierno, ya aterrizó con molestias en las rodillas, según explicó el periodista Xavi Campos en El Club de la Mitjanit, de Catalunya Ràdio. Unas molestias que no le impedían jugar pero que lo limitaban.

Durante el duelo de Ipurua, el conjunto de Ernesto Valverde sumó un nuevo contratiempo: Nélson Semedo se hizo una contusión craneal después de un duro choque, cabeza con cabeza, con el futbolista del Eibar Sergi Enrich. El choque se produjo a poco menos de 10 minutos para el final de la primera parte y, en el descanso, el técnico azulgrana lo sustituyó por el lateral del filial Moussa Wagué. Semedo tuvo que ser ingresado en un centro hospitalario en Bilbao, donde le hicieron las pruebas pertinentes. El domingo se quedó en observación, hasta que recibió el alta el lunes por la mañana y volvió a Barcelona, pero no participó en el entrenamiento. El Barça informó de que seguirá el protocolo pertinente y valorará cuándo el lateral portugués puede volver a incorporarse a los entrenamientos. El equipo tiene una sesión programada para este miércoles (11 h).

El precedente de Salah

El delantero del Liverpool Mohamed Salah sufrió una lesión similar a la de Semedo antes, precisamente, de enfrentarse al Barça en la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones. Contra el Newcastle, Salah sufrió un duro choque con el portero Martin Dubravka, que, involuntariamente, dio un golpe en la cabeza del delantero egipcio con la rodilla. A diferencia de Semedo, que abandonó el césped de Ipurua caminando, Salah tuvo que ser retirado en litera. El jugador del Liverpool vio el final del partido contra el Newcastle desde el vestuario y, aunque Klopp afirmó antes de las semifinales que el egipcio “estaba mejor”, tuvo que ver la remontada contra el Barça desde el palco. Los servicios médicos del club red decidieron que no debía jugar, haciendo caso al protocolo instaurado en Inglaterra que dictamina que los futbolistas que sufren una lesión en la cabeza deben estar seis días sin jugar, según explicó el periodista de la Cadena SER Bruno Alemany. Salah, después de perderse el partido contra el Barça, jugó entero el siguiente encuentro del Liverpool, ocho días después de sufrir la contusión en la cabeza contra el Newcastle.

El proyecto deportivo del Barça, a debate

Semedo evoluciona bien y se espera que el portugués pueda disputar la final de Copa. Su disponibilidad condicionará los planes de un Ernesto Valverde que, contra el Eibar, solo con Leo Messi y Malcom disponibles, optó por adelantar a Sergi Roberto y posicionar a Semedo como lateral, dejando entrever un posible once para la final, ya que Dembélé lo tiene muy complicado para estar y, en caso de llegar, estaría fuera de ritmo. Coutinho tiene más posibilidades de jugar. El brasileño podría volver a entrenarse hoy, cuando se cumplirán los 10 días aproximados de baja que los servicios médicos del club dictaminaron.

El domingo, en Ipurua, Valverde expuso cómo está la enfermería azulgrana antes de la final de Copa. “Confiamos en que Ter Stegen seguro que estará, con Coutinho no lo sé, Dembélé lo tiene complicado y Arthur hace dos o tres meses que arrastra el mismo problema [pubalgia] y ha tenido que parar. Ha parado ahora, aunque lo habría podido hacer hace un mes, pero lo quisimos mantener y no sé si estará”. El último título del curso, que puede servir para curar un poco la herida de Anfield o volver a activar las alarmas, llega con la cabeza del técnico llena de preocupaciones.

Més continguts de