COMPANYS DE VIATGE

El mundo visto desde los árboles

Es un escritor en el que se combina con una agilidad admirable el racionalismo y la fantasía, el espíritu ilustrado y una visión onírica del mundo. Podemos volver las veces que queramos a Italo Calvino porque su literatura en ningún caso está atrapada en un momento histórico y fluye con un dinamismo enorme entre las diferentes épocas. Calvino fue un escritor comprometido con su presente, pero lo fue a su manera, alejado de dogmatismos y dando prioridad a la vertiente sensorial de las cosas. Su responsabilidad intelectual le llevó, incluso, a hacer pronósticos sobre el futuro en los que el optimismo y el pesimismo se alternaban con la lucidez del humanista. Su obra, amplia y diversa, está presidida por uno de los conjuntos más sobresalientes de la narrativa del siglo XX, la trilogía 'Nuestros antepasados', de la que forman parte 'El vizconde demediado', 'El barón rampante' y 'El caballero inexistente'.

En este conjunto Calvino exhibe a partes iguales su erudición e ironía con historias de tiempos pretéritos que sirven para dibujar el mundo moderno. Los tres libros son valiosos, pero 'El barón rampante' es lo que me procuró una lectura más excepcional. Es uno de esos textos que pone al lector ante apuestas radicales, por lo que puedes abandonar su lectura casi por aburrimiento o bien puedes vibrar en él hasta el punto de mitificar rápidamente los personajes o, al menos, el protagonista. A menudo un hallazgo de la imaginación puede determinar la fortuna de un relato. El pequeño varón que se sube a un árbol para escapar de un plato de caracoles cocinado por su estrafalaria hermana y ya no baja en toda su vida es una de esos grandes hallazgos.

A partir de esta pirueta magistral Italo Calvino hace que el Siglo de las Luces se vea obligado a flotar también sobre el suelo, con sus ideas apasionadas, sus encuentros galantes, sus descubrimientos, sus revoluciones. Un mundo en flotación, desde Voltaire hasta Napoleón. Y este desafío a la ley de la gravedad, esta distancia irónica, es la que permite a Calvino desplegar su lección humanista de pesimismo intelectual y disfrute vital.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat