Abertis se endeudará en 2.000 millones de euros para seguir pagando dividendos a ACS y Atlantia

La compañía dará a sus accionistas 875 millones este año, más del doble de los beneficios generados

Desde que compraron Abertis en 2018, Atlantia y ACS han impulsado una agresiva política de dividendos que los permitiera recuperar toda, o casi toda, la inversión realizada cuando adquirieron la compañía.

Este año no será diferente, a pesar de la caída en picado del tránsito, que malogrará los resultados de la empresa. Este martes el consejo de administración de Abertis ha decidido repartir el máximo de dividendo previsto para este año, de 875 millones de euros, el tercero más alto de la historia de la compañía. Además, el consejo ha aprobado endeudar la empresa con 2.000 millones de euros, lo que permitirá aumentar su caja y, a su vez, garantizar que Abertis siga pagando generosas retribuciones a sus dos accionistas: la italiana Atlantia y la española ACS, liderada por Florentino Pérez.

La compañía se endeudará para aumentar la caja y, así, garantizar que siga pagando dividendos a sus dos accionistas

En cuanto al dividendo de este año, la mitad de este dinero ya se había abonado en la primavera, pero la compañía dejó para noviembre la decisión de si era conveniente repartir el resto. Finalmente, la pandemia no ha sido un impedimento para la concesionaria, que ayer decidió dar luz verde al reparto. Y esto a pesar de que la semana pasada Abertis pidió una prórroga de las concesiones de autopistas como la AP-7 y la AP-2 como compensación por la bajada del tránsito durante el estado de alarma, tal como avanzó el ARA.

Abertis pide prorrogar los peajes a la AP-7 y la AP-2

El dinero que repartirá en total Abertis a sus accionistas superan considerablemente los beneficios registrados el año pasado. Durante el 2019 la compañía ganó 323 millones, mientras que el dividendo que ingresarán Atlantia y ACS será 2,5 veces superior: son los mencionados 875 millones de euros. Según la empresa, este dinero se pagará con cargo a sus reservas, es decir, cogiéndolas de la caja.

Además, el consejo de la compañía decidió que pagaría 600 millones de euros de dividendos el próximo año y 600 millones más en 2022. En el caso del año próximo, una vez más, es altamente probable que los beneficios anuales –perjudicados por la caída del tránsito– tampoco permitan pagar este dinero, de forma que la compañía tendrá que volver a recurrir a las reservas.

Posibles adquisiciones

Al cierre del año pasado, Abertis tenía cerca de 6.000 millones de euros en caja y, además de dedicarlos a retribuir los accionistas, la compañía también busca oportunidades de compra. El motivo: asegurar sus beneficios una vez vaya perdiendo las concesiones más importantes que tiene en España, como las mismas AP-7 y AP-2, que en teoría vencen en agosto del año próximo (salvo que el gobierno español acepte alargar la concesión tres meses para compensar la bajada del tránsito durante el estado de alarma). En julio, Abertis compró el 51% de la mexicana RCO por 1.500 millones y no se descartan más adquisiciones.

El + vist

El + comentat