FINANZAS

El BBVA liquida la marca CatalunyaCaixa

El banco hará desaparecer la enseña nacida de la fusión de tres de las principales cajas catalanas

“La marca desaparece”. Este es el mensaje que recibieron los clientes del BBVA en Cataluña que preguntaban el jueves en las oficinas qué pasará con la histórica denominación de la entidad, CatalunyaCaixa. La decisión se ha conocido coincidiendo con el cambio de logotipo y la unificación de los nombres de todas las filiales del banco. La entidad de origen vasco ha decidido suprimir las diferentes denominaciones que tenía en varios países y ahora se llamará sólo BBVA, con la excepción de la filial turca, que pasará a llamarse Garanti BBVA.

Según ha podido saber el ARA, la desaparición de la denominación CatalunyaCaixa o de su versión abreviada, CX, es cuestión de meses y será progresiva. Una comunicación interna de la entidad recibida por los trabajadores así lo confirma: “BBVA será la marca del grupo en todo el mundo”, dice el documento, que explica el caso específico de España: “En España, con la marca BBVA ya unificada, solo implicará el lanzamiento del nuevo logo”. Pero el documento no da lugar a ninguna ambigüedad con respecto a la fusión de cajas catalanas liderada por la histórica Caixa Catalunya: “En el caso concreto de Cataluña, donde la marca incluía la enseña CX, a partir de ahora se unificará con el logotipo global”. Y este nuevo logotipo no deja ningún espacio para la histórica marca catalana.

La actividad industrial repunta en los dos primeros meses del año

Una portavoz del banco confirmó al ARA esta desaparición. “Eso afecta a todos los países”, expuso esta fuente. “Como marca ya sólo era BBVA, aunque en algunos logotipos se mantenía CX, pero todos los contratos y documentación eran sólo a nombre del BBVA”, puntualizó. La portavoz recordó que, de facto, CatalunyaCaixa como empresa ya había desaparecido en el momento de la compra del banco, en el 2014, cuando el BBVA presentó una oferta muy superior a la de sus competidores, CaixaBank y el Santander. El banco también confirmaba a este diario que la desaparición de la marca catalana será progresiva. “Si tienes una tarjeta con la marca CX, la mantendrás hasta que te dure, pero no haremos nuevas tarjetas”, especificaba esta portavoz.

Desaparición progresiva

El proceso de sustitución de una marca por la otra se ha ido haciendo en los ya casi cinco años que han pasado desde que el BBVA se quedó la entidad nacida de la fusión entre Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa. En el momento de la compra, la suma de las dos entidades tenía 1.415 oficinas en Cataluña, mientras que a finales de este año habrá 728. Eso supone un cierre del 48%, casi la mitad de sucursales, con un matiz: en la mayoría de casos, en los cierres, que se dan por el solapamiento geográfico y el cambio de hábitos de los clientes, se han primado las oficinas que venían del BBVA por delante de las que antiguamente eran de CatalunyaCaixa. Así, progresivamente el nombre ha ido perdiendo peso en Cataluña.

El Sindicato de Ahorro de Cataluña (SEC), la segunda fuerza sindical del banco en Cataluña, ve la decisión con disgusto: “Lamentamos esta pérdida, ya que entendemos que eso implica una ruptura del vínculo del banco con el territorio y con la idiosincrasia de la entidad en Cataluña”, dijo la secretaria general del sindicato, Raquel Puig. “Pensamos que la pérdida de la marca no gustará a muchos clientes ni trabajadores que provienen de esta entidad”, añadían.

Calendario laboral de 2020 en Cataluña: el número de festivos baja a 12

En los últimos años, los directivos del BBVA habían reiterado al ARA que la marca se seguiría manteniendo “si tiene valor para el cliente”. Para saber si eso era así, se han ido realizando encuestas entre la clientela y la conclusión, según se ha explicado en diferentes ocasiones a este diario, es que la marca sí que conservaba valor.

Este cambio de criterio puede tener que ver con el relevo al frente del banco. En enero, Carlos Torres sucedió a Francisco González, presidente desde el 2000 e implicado en el escándalo de los espionajes presuntamente ordenados por él mismo y realizados por el comisario José Manuel Villarejo. La unificación de la marca es una de las primeras grandes decisiones que adopta Torres, pero fuentes financieras descartan que tenga que ver con un intento de distanciarse del caso Villarejo. “Estaba previsto desde hace mucho de tiempo”, aseguran.

Una marca de décadas

El origen de Caixa Catalunya se remonta a 1926, con la creación de la Caja de Ahorros Provincial de la Diputación de Barcelona. Con la reinstauración de la Generalitat en 1931 pasó a llamarse Caixa d’Estalvis de la Generalitat de Catalunya y en 1977 se transformó en Caixa d’Estalvis de Catalunya, momento en el que empezó a utilizar la marca Caixa Catalunya. Con la fusión del 2010, se optó por invertir el nombre y dejarlo como CatalunyaCaixa. Como ya pasó con Unnim, también comprada por el BBVA, pronto esta marca también será historia.

Més continguts de

El + vist

El + comentat