Los expertos apuntan que el Black Friday puede ser "el golpe de gracia" para el pequeño comercio

Anticipan una Navidad "difícil" para los negocios que no se hayan digitalizado

El Black Friday vuelve el 27 de noviembre. Este año, sin embargo, esta jornada de consumo agresiva –que ha recibido críticas por su impacto medioambiental– lo hace en medio de una pandemia y una crisis que han impactado, precisamente, en las formas de consumo de las personas. Si en un contexto normal el pequeño comercio salía perjudicado y ya se veía obligado a tener ingenio para competir junto a grandes centros comerciales y plataformas digitales, en medio de esta crisis el Black Friday puede ser "el golpe de gracia" para estos negocios, como anticipa el profesor de economía de Esade Pedro Rey, que augura una campaña de Navidad "negra" para el pequeño comercio.

Para Rey hay dos motivos que explicarían esta situación. Por un lado, el hecho de que las restricciones han tenido un impacto en el consumo directo, es decir, el que se hace presencialmente en las tiendas. Por el otro, el precio. "En circunstancias normales el pequeño comercio podría reaccionar ofreciendo una atención más personal, el problema es que este año no habrá alternativas al comercio digital", dice Rey. El profesor de Esade apunta que si las empresas pequeñas no se han adaptado a esta realidad, es decir, al comercio electrónico, "llegan tarde a esta segunda oleada y el Black Friday les irá mal".

Aun así, esta cita ha levantado polvareda los últimos años fruto de una saturación de las campañas de ofertas y un modelo comercial que algunas voces han cuestionado.

"Un año extraño"

Los expertos apuntan que citas como el Black Friday son una oportunidad para estimular el consumo, con precios muy bajos que permiten anticipar las compras de Navidad. Pero este será "un año extraño", reflexiona Rey, que avanza que las compañías grandes tendrán que buscar otras estrategias para captar clientes. No se prevé que el consumo aumente mucho, dice Rey, pero sí que se mantenga. El experto lo relaciona con la posibilidad de ocio, es decir, si las actividades están limitadas cree que la población puede destinar más dinero al consumo de productos materiales.

Finalmente, el también profesor de economía de Esade Pedro Aznar apunta que hay que tener cuidado a la hora de evaluar noticias como la de la vacuna, puesto que "sus efectos en términos de economía real –es decir, el impacto en el bolsillo de la población y, por lo tanto, en el consumo– no se verán como mínimo hasta el segundo semestre de 2021.

El + vist

El + comentat