Bruselas aprueba los presupuestos de Sánchez pero avisa del exceso de deuda pública

Exige tener en cuenta los riesgos a medio plazo del endeudamiento que arrastraba antes del covid

El proyecto de presupuestos que el gobierno de Pedro Sánchez envió a la Comisión Europea ha pasado el examen, pero con un apunte a pie de página en forma de alerta. Bruselas reitera que hay que seguir poniendo leña en el fuego de las economías en standby por culpa de la pandemia y, por eso, ve el borrador "en línea" con sus recomendaciones. Eso sí, hay que tener cuidado porque España arrastra una deuda pública superior a su producto interior bruto (PIB), cosa que puede pasarle factura a medio plazo. En conclusión: la crisis del coronavirus agrava los desequilibrios de la economía española.

Datos de este martes del Banco de España sitúan la deuda en un 114,1% del total del PIB en el mes de septiembre. Y la última actualización de las previsiones económicas de Bruselas augura que el pasivo de la Hacienda española se elevará hasta el 123,9% del PIB en 2022.

El informe avala los presupuestos españoles, como lo hace con todo el resto, porque, de hecho, las normas presupuestarias están suspendidas temporalmente por la pandemia. Pero a continuación añade: "Atendido el nivel de deuda del gobierno español y los grandes retos en cuanto a la sostenibilidad a medio plazo ya antes de la pandemia de covid, es importante que España se asegure que, al mismo tiempo que toma medidas para empujar la economía, se preserve la sostenibilidad fiscal a medio plazo".

Vigilancia especial

Bruselas avisa que, a pesar de la buena dirección de las medidas diseñadas por el ejecutivo español, han aumentado los riesgos para el sector financiero y la economía real. Por eso, invita Sánchez a revisar regularmente la efectividad de las medidas y a "estar a punto" para adaptarlas si hace falta. Todo ello hace que España quede dentro del paquete de nueve países bajo una lupa más exigente por sus desequilibrios macroeconómicos, junto con Croacia, Alemania, Austria, Francia, los Países Bajos, Portugal, Rumanía  y Suecia. Chipre, Italia y Grecia requieren todavía más vigilancia. 

La Comisión ya anticipaba hace unas semanas que España sería el país más golpeado por la crisis del coronavirus porque sus vulnerabilidades estructurales se agravan con la pandemia. Por ejemplo, su dependencia de sectores como los servicios y el turismo, cosa que comparte con Chipre, Grecia y Portugal. "En pocas palabras –dice la Comisión –, la crisis del covid parece reforzar los patrones existentes en la zona euro en cuanto a las divergencias económicas y el endeudamiento nacional y exterior". 

Solo un 1% del PIB contra la pandemia

Así, la actual crisis agrava las desigualdades ya existentes en la eurozona y engorda el endeudamiento de los países ya excesivamente endeudados. Italia y Grecia superan de largo el nivel de pasivo en proporción a su PIB (137% y 180%, respectivamente, el 2020), pero lo irán reduciendo (según Bruselas) muy lentamente una vez la economía reflote. En cambio, España, lo incrementará hasta el 2022.

También por eso el gobierno español tiene poca munición para actuar contra la pandemia. Según las cifras de la Comisión, a pesar del incremento del gasto y la deuda pública y la recepción de ayudas europeas, España destinará menos de un 1% de su PIB a medidas de urgencia de impacto directo antipandemia en 2021, mientras que Alemania, Francia e Italia podrán destinar hasta un 3% de su PIB. Los presupuestos de Sánchez no recogen la financiación de los ERTE, como pasa actualmente, y de aquí la caída del gasto previsto en medidas de este tipo.

Menos recaudación de impuestos

Tampoco tendrá tanto espacio fiscal porque la Comisión rebaja considerablemente las previsiones de recaudación de impuestos. Bruselas recorta a la mitad los 850 millones que España prevé recaudar gracias a la tasa Tobin, rebaja de 968 a 800 millones los ingresos por vía de la tasa Google y de 828 millones a 425 millones los recaudados por la lucha contra el fraude. Se apunta, sin embargo, que el gasto previsto es claramente superior al crecimiento potencial de la economía española y, por eso, "hay que vigilar de cerca medidas como por ejemplo el aumento de las pensiones con la inflación y el aumento del salario de los funcionarios". 

A pesar del aprobado para España, si los presupuestos cambian mucho en la tramitación parlamentaria se tendrá que volver a enviar un documento a Bruselas. Hay que añadir que la Comisión da por hecho que los planes presupuestarios tienen en cuenta el 10% de adelanto de los fondos europeos antipandemia, que en el caso de España son 6.400 millones de euros para 2021. Aun así, Sánchez ya ha presupuestado 27.000 millones de los 140.0000 millones a los cuales puede aspirar y piensa cubrirlo precisamente con endeudamiento si el dinero no llegan a tiempo por el bloqueo institucional en la negociación.  

El + vist

El + comentat