La OCDE mejora la previsión de caída del PIB español a pesar de la segunda oleada

El organismo cree que la economía se contraerá un 11,6% este año y mantiene una mejora del 5% en 2021

La segunda oleada de la pandemia ha significado un nuevo descalabro para los indicadores económicos, que en verano se aferraban al control de la crisis sanitaria para evitar un pésimo cierre del 2020. En este escenario, el optimismo no es lo habitual en las previsiones de los grandes organismos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) lo ha demostrado este martes, cuando ha suavizado sus estimaciones y ha situado la bajada de la economía española en un 11,6% a pesar del rebrote del covid-19.

La cifra de la OCDE de este martes es menor de la que estimaba en junio, cuando, en un escenario de segunda oleada, puso encima de la mesa una caída de la economía de hasta el 14,4%. Ahora bien, también es cierto que la previsión es mayor que el descenso del 11,1% del PIB que la OCDE fijaba en caso de control de los rebrotes. El pronóstico de la OCDE, actualizado en la edición de diciembre del informe bienal Perspectiva económica, continúa siendo peor que el descenso del 11,2% del PIB que espera el gobierno español a finales de este 2020. 

Por otro lado, la OCDE prevé un crecimiento económico del 5% en 2021 y del 4% el 2022. Las estimaciones ligadas al 2021 se mantienen en comparación con las que el organismo internacional publicó en el mes de junio. La perspectiva anterior recogía un crecimiento del 7,5% en el caso de una sola oleada y del 5% si se producía el escenario actual. Con todo, según los cálculos de la OCDE, la economía española no recuperará los niveles de anteriores a la pandemia hasta 2023.

En cuanto al déficit, la OCDE calcula que será del 11,7% este año y que se reducirá hasta el 9% el año que viene. Según los pronósticos del organismo, la deuda pública del Estado escalará hasta el 117,3% del PIB en 2020 y hasta el 120,5% en 2021.

El informe bienal de la OCDE apunta que las restricciones sanitarias con un impacto claro sobre los viajes son una "carga" para la recuperación de la economía española, caracterizada por su fuerte dependencia del turismo. Además, también apunta a que "la elevada incertidumbre y las condiciones del mercado laboral adversas tendrán un impacto sobre el consumo privado", lo cual retardará el crecimiento. 

¿Puede ser la vacuna la explicación de este repunte de optimismo? "Los procesos de predicción no tienen en cuenta normalmente la vacuna porque miran al pasado", apunta el catedrático de economía de la Universitat Pompeu Fabra José García Montalvo, que relaciona el "baile" de cifras con la incertidumbre de la crisis. "Si la vacuna fuera tan importante tendríamos que ver que España es de los países que más se recuperan el 2021 [por la apertura del turismo], y esto no es así", apunta Montalvo.

En todo caso, para el experto la vacuna se puede traducir en el hecho de que, a pesar de la segunda oleada de la pandemia que vivimos actualmente, las previsiones se aproximen más a las que eran cuando solo se contaba una oleada. Pero esto "no quiere decir que las cifras no sean malísimas, incluso las de la OCDE, que son las más optimistas", avisa Montalvo. A diferencia de las previsiones de organismos como la OCDE o el FMI, el crecimiento inédito de las bolsas del mes de noviembre (con el Íbex-35 viviendo el mejor mes de su historia con un crecimiento del 25%) sí que puede ir "más ligado" a la vacuna, apunta Montalvo, "porque miran al futuro".

Mejoran los datos de paro

En cuanto al mercado laboral, los nuevos pronósticos de la OCDE también son mejores que los que planteó en junio. Ahora, la organización prevé que la tasa de paro se sitúe en el 15,8% este año y que incremente hasta el 17,4% en 2021, mientras que volverá a disminuir ligeramente hasta el 16,9% el 2022.

En su informe anterior, la OCDE consideraba que el paro se situaría este año en el 20,1% en un escenario de segunda oleada. La mejora de la estimación ha sido de más de 4 puntos porcentuales. También de cara al 2021 la OCDE ha mejorado sus previsiones del mes de junio, cuando esperaba una tasa de paro del 21,9%, en caso de segunda oleada. 

Para Montalvo, las cifras de paro están estrechamente ligadas a las características de esta crisis: de consumo, pero no sistémica. "Las cañerías no están mal, el problema es que no hay agua". Ahora bien, para el catedrático el gran temor es lo que puede pasar cuando se acaben los ERTE. "Las medidas han dopado en cierto modo el mercado laboral. Habrá que ver si después los más de 700.000 afectados por ERTE serán trabajadores en activo o irán a parar a un ERE", alerta.

La zona euro avanza más rápido

Las proyecciones de la OCDE para la zona euro apuntan a una caída del 7,5% de la economía este año para después repuntar con un crecimiento del 3,6% en 2021. El frenazo de la economía mundial será más leve. Según los cálculos del organismo, el PIB mundial caerá un 4,2% el 2020 y crecerá un 4,2% el 2021. La china será la única economía que crecerá este año, con una proyección del 1,8%.

El informe de la OCDE también señala que la recuperación será "desigual" entre los países y alerta que la crisis puede tener consecuencias "duraderas". "Los gobiernos tendrán que continuar utilizando los instrumentos políticos activamente con medidas dirigidas a ayudar a los más afectados por la pandemia", dice el organismo, que reclama a los gobiernos que mantengan el apoyo fiscal.

El + vist

El + comentat