Pedro Sánchez decidirá sobre el puesto de subgobernador del Banco de España

Hernández de Cos, nuevo gobernador, tendrá que proponer su nombramiento

Pablo Hernández de Cos, que ayer juró ante el Rey el cargo de gobernador del Banco de España, nombrado por Mariano Rajoy horas antes del triunfo de la moción de censura, tendrá que proponer el nombre del subgobernador o subgobernadora de la entidad, como es norma, pero será el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien le pasará el nombre del elegido/a. Precisamente, ayer en la toma de posesión en el Palacio de la Zarzuela estaban presentes junto al Rey y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, el presidente Sánchez y la ministra de Economía, Nadia Calviño.

En la práctica se impondrá el pacto alcanzado de palabra entre Rajoy y Sánchez en La Moncloa, antes de la sentencia Gürtel y la moción de censura, y que quedó roto de facto, razón por la cual Rajoy nombró unilateralmente a Hernández de Cos. Es decir: el PP ha nombrado al gobernador y el PSOE, inesperadamente desde el Gobierno, nombrará al subgobernador o subgobernadora.

La idea de un tándem “cremallera” –mujer/hombre o hombre/mujer- se originó con un nombre concreto que ha impulsado el ahora ex ministro y vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, deseoso de colocar al frente del Banco de España a su ex directora de gabinete y ex secretaria general del Tesoro, Rosa Sánchez-Yebra. Ello llevaría a situar a un varón en el segundo escalón, el de subgobernador.

El puesto de subgobernador es el puesto de dirección ejecutiva en el día a día del Banco de España

Pero la idea naufragó y, ante la moción de censura, el ministro de Economía Román Escolano optó aceleradamente por Hernández de Cos. Macroeconomista, Hernández de Cos, incorporado al Banco de España en 1997, donde ha acumulado una importante experiencia durante su permanencia de tres años en el BCE (2004-2007), fue propuesto por el Partido Popular, en 2013, para integrar la comisión de expertos para la reforma del sistema tributario español.

Sánchez y la ministra de Economía, Nadia Calviño, tendrán ahora que resolver dos cuestiones: una, se mantendrá la idea de una candidatura “cremallera”, esto es, ¿tiene que ser una mujer la que ocupe el puesto de subgobernador?; dos, cuál es el mejor candidato/a para el puesto.

Entre los candidatos que suenan hasta ahora figuran Javier Vallés, economista del Servicio de Estudios del Banco de España, quien fue miembro de la Oficina Económica del Presidente, en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero y más tarde pasó a ser su director en abril de 2008, en pleno desarrollo de la llamada Gran Recesión, cargo que ocupó hasta el final de la etapa socialista, en diciembre de 2011.

Otro candidato es David Vegara, que fuera secretario de Estado de Economía con el vicepresidente Pedro Solbes, entre finales de 2004 y abril de 2009. En 2015 fue nombrado miembro del consejo de administración del Banco Sabadell.

Y, 'last but not least', al igual que Hernández de Cos ha sido una opción buscada dentro de la institución, también es candidato Daniel Pérez Cid, actual director del Departamento de Regulación del Banco de España desde 2017, donde dirige un equipo de alrededor de 50 profesionales cuya responsabilidad es el diseño de las normas bancarias. Participa en estos temas en el Banco de Pagos Internacionales de Basilea y en el BCE. Pérez Cid comenzó en 2000 como economista en el departamento de estabilidad financiera del banco y más tarde ha sido coordinador ejecutivo para política prudencial del Banco de España y, entre 2006 y 2015 jefe de la división de estabilidad financiera de la entidad. Perez Cid es hijo de Emilio Pérez Touriño, ex presidente socialista de la Junta de Galicia.

El puesto de subgobernador es el puesto de dirección ejecutiva en el día a día del Banco de España. El balance del comportamiento de la entidad durante la Gran Recesión, los desaciertos en materia de supervisión, la política de fusiones de las cajas de ahorros, y el rebrote de la crisis, con la caída del Banco Popular, junto con la inyección de cuantiosos fondos públicos irrecuperables, sigue siendo objeto de controversias.

Etiquetes

Més continguts de