INDÚSTRIA

El duelo entre la Thermomix y Lidl llega a los tribunales

El fabricante del robot de cocina denuncia la cadena por plagio

Colas de clientes en la puerta de un supermercado esperando impacientes a que abran las puertas para llevarse una unidad. Esta es la dimensión a la cual llegó el fenómeno Monsieur Cuisine, el robot de cocina de la cadena alemana Lidl que consiguió agotar existencias en tiempos récord tanto en los establecimientos físicos como la plataforma online del grupo. El éxito de ventas de este gadget para cocinetas tenía una explicación evidente: su precio, alrededor de los 359 euros, lo hacía mucho más asequible que el gigante del sector, la Thermomix, con un coste de 1.259 euros.

Pero el lanzamiento del Monsieur Cuisine de Lidl ha acabado en un enfrentamiento judicial con otro grupo germánico -Vorwerk es el fabricante de la Thermomix- en un juzgado barcelonés. Este último ha traído a los tribunales la cadena de supermercados por haber vulnerado presuntamente su patente cuando decidió importar y comercializar su robot de cocina a España. El juicio empieza este martes y probablemente se alargará hasta jueves.

Vorwerk considera que Lidl plagió su invento con Monsieur Cuisine, que comercializa a través de la marca blanca de electrodomésticos Silvercrest, puesto que los dos tienen unas especificaciones muy parecidas. Ante esta supuesta infracción, el fabricante de la Thermomix exige una indemnización por daños y perjuicios del 10% sobre el importe bruto de las ventas del robot. Es decir, una cantidad jugosa, teniendo en cuenta el furor que causó el Monsieur Cuisine. Por su parte, Lidl niega que su robot de cocina infrinja la patente de la Thermomix y pide al juzgado que declare la nulidad de la patente de Vorwerk por “falta de novedad, actividad inventiva y adición de materia” a través de otra demanda cruzada.

En las sesiones de los tribunales este martes será el turno de los peritos de Lidl para demostrar la validez de la patente, mientras que miércoles serán los de Vorwerk los que defenderán las infracciones de la cadena de supermercados. Finalmente, el jueves cada parte expondrá sus conclusiones y el juicio quedará visto para sentencia, según detalla el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

La definición y los límites de estas patentes serán el punto central de la discusión en los tribunales. Vorwerk asegura que con la patente europea y española de la Thermomix como “máquina de cocinar” tiene la exclusividad para vender este tipo de aparatos en el Estado. El Monsieur Cuisine de Lidl cuenta con menos accesorios y potencia para elaborar recetas, pero cumple las mismas funciones básicas que el rey de esta categoría: sirve para mezclar ingredientes, cocerlos, pesarlos o triturarlos. Además, Lidl también ha incorporado a su modelo low cost prestaciones como por ejemplo una pantalla táctil o la conexión wifi.

Segunda disputa judicial

Este no es el primer enfrentamiento judicial de los creadores de la Thermomix contra un competidor. El 2013 el Tribunal Supremo puso fin a la misma disputa contra el fabricante de electrodomésticos catalán Taurus por su robot de cocina MyCook. La compañía empezó a comercializar este dispositivo en 2007, cuando algunas de las patentes de Vorwerk habían caducado. Aun así, la empresa alemana trajo el caso a un juzgado mercantil de Barcelona, que estimó parcialmente la demanda hasta que la Audiencia Nacional dio la razón a Taurus. Vorwerk todavía insistió algo más y acudió a la máxima instancia del Supremo, que dio vía libre al robot MyCook de Taurus.

El + vist

El + comentat