Bruselas augura que la economía española se hundirá más del doble que la alemana este 2020

Empeora los cálculos anteriores y también los de Calviño, porque prevé una pérdida del 12,4% del PIB

La segunda oleada de la pandemia ha convertido la recuperación económica del verano en un breve espejismo. Si los técnicos de la Comisión Europea calcularon entonces que la economía española caería un 10,9% este 2020, ahora han empeorado este malos augurios y calculan que se hundirá un 12,4%. El Estado es el país que saldrá más malparado, según Bruselas, pero, además, se agravará la diferencia entre economías europeas porque mientras que se enturbian todavía más los augurios para España, mejoran ligeramente para Alemania. Para el motor económico industrial de la UE, la Comisión deja en un 5,6% la caída (mejorando ligeramente la pérdida del 6,3% que calculó en julio). Por lo tanto, se ensancha el abismo: la economía española caerá más del doble que la alemana este 2020. 

Los cálculos de Bruselas son también más pesimistas que los del propio gobierno español, que prevé una caída del 11,2% este 2020 y se acercan más a las cifras del Banco de España o del Fondo Monetario Internacional. Y no solo es la caída lo que será más grave. El ejecutivo comunitario también redibuja ligeramente la fuerza de la recuperación prevista en 2021 y si en verano preveía un rebote del 7,9% ahora calcula que será más complicado, con una recuperación del 5,4% el año que viene y del 4,8% en 2022. Pero el gobierno español ya ha salido rápidamente a restar importancia a las cifras, porque no tienen en cuenta los datos de PIB del tercer trimestre (+16,7%) ni los de la Encuesta de Población Activa (EPA), según ha reivindicado este jueves el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá. 

Para la Eurozona, se espera una contracción económica del 8,8% en 2020 y un crecimiento del 4,2% en 2021. La tendencia en este caso es contraria a la española porque se mejora ligeramente la caída para el conjunto de la UE pero se empeora la de crecimiento. Además, Bruselas avisa de nuevo de que la economía europea no recuperará los niveles prepandemia hasta 2022. 

España se ve especialmente afectada por esta crisis debido a su dependencia del turismo, pero también son otros componentes económicos los que muestran debilidades y provocan las diferencias con la evolución de economías como la germánica o la neerlandesa. Es el caso de la inversión: "La inversión global cayó un 8,3% en Alemania y un 10,7% en los Países Bajos mientras que cayó alrededor de un 25% en Francia, Italia y España", señala el ejecutivo comunitario. Las diferencias las atribuye justamente a la inversión en el sector de la construcción, que todavía fue capaz de crecer un 0,7% en Alemania  o solo perdió un 2,4% en los Países Bajos mientras que registró caídas de entre un 26% y un 29% en Francia, Italia y España. La pandemia se ha sumado a los problemas estructurales de la economía española y, como apunta el informe de la Comisión, España ha sufrido más en factores clave como la debilidad de la demanda externa, la falta de inversión y la contención del gasto. 

Impacto y respuesta desigual

Desde los inicios de la crisis Bruselas, BCE y expertos avisan de que el impacto sería tan desigual como la recuperación porque la almohada y la capacidad de acción de cada gobierno son dispares. Según los datos que reveló la comisaria de Competencia Margrethe Vestager la semana pasada, España es el país de la UE que ha movilizado más ayudas públicas durante la pandemia (un 5,2% de su PIB) pero lo ha hecho casi exclusivamente en forma de avales a las empresas, mientras que otros países han optado por ayudas directas. El nivel de gasto en proporción del PIB español se sitúa por delante del 4,7% de Francia y del 2,8% de Alemania. Al mismo tiempo, sin embargo, en términos absolutos, Alemania sigue siendo el país que más ayudas estatales ha previsto, con más de la mitad de los 3 billones de euros que ha autorizado hasta ahora Bruselas. Además, Alemania los ha destinado principalmente a ayudas directas u otras medidas que, según la Comisión, tienen "efectos potenciales de más duración sobre la competencia". 

Una de las consecuencias evidentes de estas políticas de gasto público es el aumento "muy significativo" del déficit del conjunto de países de la Unión. La proyección de la Comisión prevé que se dispare del 0,6% este 2019 a la Eurozona hasta un 8,8% este 2020 y que empiece a rebajarse hasta el 6,4% en 2021. En el caso de España las cifras son mucho más elevadas y también peores que las del gobierno español. Calcula un déficit del 12,2% este año (el ministerio de Calviño prevé un 11,3%) y cree que se reducirá lentamente hasta un 8,6% en 2022. Además, Bruselas avisa de que España tendrá problemas para reducir el endeudamiento público, de hecho cree que se irá elevando anualmente hasta el 123,9% del PIB en 2022. España también encabezará las cifras de paro de Europa. 

El + vist

El + comentat