La incertidumbre del recuento se contagia a los mercados

Pocos cambios en las bolsas durante la noche ante la falta de resultados definitivos

La incertidumbre del recuento electoral se ha contagiado a los mercados financieros a lo largo de la noche. Los inversores se han mantenido cautos ante la falta de resultados definitivos y, a medida que pasaban las horas, ante la creciente certeza de que el proceso electoral se alargaría más días por la imposibilidad de saber el ganador de las elecciones en todos los estados, sobre todo los más ajustados y que pueden decidir la elección.

Como es habitual, los mercados europeos y americanos se han mantenido cerrados durante la noche, de forma que han sido los asiáticos los que han ido reaccionando a medida que los medios de comunicación iban pintando el mapa de estados de un color o de otro.

En las últimas semanas las proyecciones electorales hablaban de una victoria del demócrata Joe Biden, en algunos casos incluso con mucha ventaja, o como mínimo con un margen relativamente cómodo. La realidad, sin embargo, se acerca mucho más de lo previsto a la elección de 2016, lo cual ha dejado a los inversores a la espera de tener algún resultado más sólido. La volatilidad ha marcado la noche.

No obstante, la reacción de los mercados ha sido marcadamente diferente de la de hace cuatro años. En esa ocasión la reacción inicial la misma noche de las elecciones fue de pánico ante la sorpresiva victoria de Donald Trump, puesto que todas las encuestas habían apuntado a un triunfo de la demócrata Hillary Clinton, la candidata favorita del establishment norteamericano. No fue hasta las siguientes semanas cuando los mercados se normalizaron y viraron a favor de Trump aceptando con los brazos abiertos algunas de sus propuestas económicas.

En esta ocasión, a pesar de los pronósticos relativamente desfavorables para Trump, las encuestas eran menos claras sobre quién acabaría ganando. Esto se ha notado en los últimos meses, cuando se ha impuesto más la cautela que en 2016. Además, el sector financiero ya conoce a Trump.

De hecho, una hipotética victoria de Biden podría poner en entredicho el gran recorte de impuestos aprobado por el Congreso a propuesta de Trump en 2017, una de las políticas más populares entre los inversores y la manera que tuvo el presidente norteamericano de ganarse la confianza tanto del núcleo duro de su partido como de los ejecutivos de las grandes corporaciones del país. El principal punto de la reforma fue el impuesto sobre sociedades: las empresas pasaron de pagar entre un 15% y un 39% de los beneficios del año, según la medida de la compañía y las ganancias del ejercicio, a pagar solo un 21% en todos los casos.

No obstante, el estilo combativo del presidente juega en su contra, más todavía si tiene delante a un contrincante como Joe Biden, un demócrata moderado en la línea de Obama, Hillary Clinton o Bill Clinton. Biden no representa una rotura con las políticas liberales de las administraciones demócratas.

Pocas variaciones

A pesar de que la volatilidad ha sido bastante alta a primeras horas de la noche, a medida que avanzaban las horas se imponía la calma. La certeza de que no habría un vencedor declarado en varios estados clave –como por ejemplo Pensilvania, Michigan y Wisconsin– ha conducido a una cierta calma en los mercados.

A las 6 de la mañana el dólar había ganado un 0,38% respecto del yen, la moneda del Japón. En cuanto a la bolsa, los futuros del Dow Jones 30 –el índice de la bolsa de Nueva York– también se mantenían con pocos cambios: crecían un 0,2% en comparación con el día anterior.

“En el mejor de los casos habrá un bloqueo tanto con una presidencia de Biden como de Trump. Creo que el mercado está contando con esta posibilidad”, ha comentado a la agencia Reuters Thomas Hayes, analista del fondo de inversión norteamericano Great Hill Capital. “A Trump le está yendo mejor en todas partes y no ha habido ninguna gran sorpresa a favor de Biden”, añadía también a Reuters Bob Shea, consejero delegado de TrimTabs Asset Management, que apunta que los inversores están actuando de acuerdo con el principio de que “Trump es bueno para los mercados”. Todo esto explicaría las ganancias moderadas en los mercados ante las perspectivas de Trump de poder obtener un segundo mandato y la diferencia con el pánico registrado en 2016.

320.000 millones de dólares

Es el recorte de impuestos a las empresas norteamericanas aprobado en 2017 por la administración de Donald Trump y por el Congreso. Esta reforma de los impuestos –que también supuso una reducción del impuesto sobre la renta– fue la manera que tuvo Trump de ganarse la confianza tanto de las principales corporaciones del país como del conjunto de los mercados financieros.

47% S&P 500

Casi un 50% es lo que ha subido el principal índice bursátil de los Estados Unidos, la S&P 500 –que agrupa a las 500 empresas industriales más grandes del país–, desde la toma de posesión de Donald Trump como presidente, en enero de 2017. La reacción inicial de pánico de los mercados se revirtió rápidamente a medida que los EE.UU. consolidaban su crecimiento económico y Trump favorecía las grandes empresas.

El + vist

El + comentat