Los propietarios ya negocian: los pisos se están alquilando un 36% por debajo del precio de salida

Un estudio del Observatorio de la Vivienda constata que el aumento de precios se modera

El precio del alquiler se está moderando en la ciudad de Barcelona y los propietarios deben rebajar sus expectativas de renta si quieren dar salida a sus pisos en el mercado. Esta es la principal conclusión de un estudio elaborado por el Observatorio Metropolitano de la Vivienda con los portales Habitaclia y Fotocasa.

El estudio constata que el precio con el que salen al mercado los pisos es muy superior al precio al que se acaban alquilando. El cálculo está hecho con las ofertas de los portales inmobiliarios y los precios reales que se pueden constatar con las fianzas depositadas en el Instituto Catalán del Suelo (Incasòl).

Justicia se fija en el modelo alemán para regular los alquileres

Así, el precio medio que piden los propietarios en Barcelona es de 1.443 euros al mes, mientras que el precio medio que ofrecen los inquilinos es de 908. Sin embargo, según los datos del Incasòl (en el segundo trimestre de 2018), el precio medio del alquiler fue de 916 euros, es decir, un 36,5% inferior al precio que piden los propietarios.

El patrón se repite en el conjunto del resto de municipios del área metropolitana, donde el precio medio que piden los propietarios es de 1.019 euros mensuales, mientras que el precio medio del alquiler real según el Incasòl se sitúa en 723 euros, es decir, un 29% por debajo de lo que piden los propietarios.

La diferencia, sin embargo, es que, mientras los precios de oferta en Barcelona empiezan a bajar, en el resto del área metropolitana todavía suben. Según los datos del estudio, los precios de oferta en Barcelona entre el segundo trimestre de 2017 y el segundo trimestre de 2018 bajaron un 3%, mientras que en el área metropolitana todavía estaban subiendo un 9%.

Además de estas expectativas más bajas de los propietarios, los precios reales también han moderado su escalada. Así, entre 2014 y 2018 el precio real del alquiler en Barcelona ha aumentado un 37%, pero el ritmo de crecimiento se modera y el crecimiento interanual en el segundo trimestre de 2018 fue del 6%, frente al 12% del año anterior.

La causa hay que buscarla en la renta disponible de las familias. "Hay un proceso de ajuste en la negociación entre la oferta y la demanda por la capacidad de pago", explica Carme Trilla, presidenta del Observatorio Metropolitano de la Vivienda.

La directora de estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, destaca que los precios, a pesar de la moderación en el crecimiento, que según sus datos sigue durante 2018 y los primeros meses de 2019, son un 10% superiores a los registrados justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, un aumento muy superior al de los salarios durante el mismo periodo.

Pero la moderación de precios está recuperando la demanda de pisos para alquilar. Cuando el crecimiento de los precios se disparó, a partir de 2015, se "expulsó" un 40% de la demanda de pisos de alquiler, que ahora se está recuperando.

Las dificultades de acceso a la vivienda, centro del primer debate social de los candidatos a la alcaldía de Barcelona

La mitad de pisos se alquilan en una semana

El estudio constata también que cuando los pisos salen a un precio de alquiler que se aproxima al precio de la demanda el precio medio del Incasòl, se alquilan rápidamente. La mitad de los pisos se alquilan en Barcelona en menos de siete días y un 79% de los pisos sólo están anunciados durante un mes.

Pero el tiempo que cuesta alquilar un piso está estrechamente ligado al precio de la oferta. En Barcelona, el anuncio de un piso por 772 euros mensuales está activo entre dos y siete días; si el precio sube a 950 euros el tiempo se alarga a más de un mes; y si sube a 1.110 euros el anuncio se mantiene más de cinco meses.

Més continguts de

El + vist

El + comentat