Amazon o cómo la realidad siempre se acaba imponiendo

Cataluña es la región de la Europa continental que ha recibido más inversión extranjera en 2015

La decisión de Amazon de elegir las cercanías de Barcelona para instalar su centro logístico para el sur de Europa no debería sorprendernos, ya que Cataluña es, según el índice del Financial Times FDI Markets, la región de la Europa Occidental continental que ha recibido más inversión extranjera durante el primer semestre de 2015. Sin embargo, de manera periódica aparecen informaciones que intentan distorsionar esta realidad y dibujar una Cataluña abandonada por las empresas y convertida en un erial económico debido al proceso soberanista. Por suerte, la realidad siempre se acaba imponiendo y el anuncio de Amazon desmiente esta imagen y confirma todo lo contrario: Cataluña es un destino atractivo para las empresas, una plataforma logística de primera magnitud para aquellas compañías que quieren operar en el sur de Europa, y un destino interesante para acoger actividad relacionada con las nuevas tecnologías, como es el caso del gigante del comercio electrónico que comanda Jeff Bezos.

Si el proyecto acaba cristalizando (Amazon tiene un mes para formalizar un contrato de arras para comprar los terrenos que le ha asignado el Incasòl en El Prat de Llobregat), Barcelona acogerá un centro logístico de primera magnitud que triplicará en espacio el que Amazon tiene en Madrid y que se calcula que podría crear entre 1.400 y 2.000 puestos de trabajo. La inversión debe servir para confirmar Barcelona y Cataluña como la región del sur de Europa más dinámica y con una economía más abierta e innovadora. Y también para confirmar que la tensión política, lógica en un proceso de las características del catalán, debe ser plenamente compatible con el normal desarrollo de la actividad económica.

A pocos días de las elecciones españolas, sería de agradecer que las principales fuerzas políticas del Estado admitieran que no hay ninguna prueba ni ningún indicador que demuestre que el proceso catalán sea perjudicial para la economía y que, por lo tanto, se abstuvieran de hacer demagogia con esta cuestión. En todo caso, si hay algo que perjudica, es la negativa del gobierno de Mariano Rajoy a abrir un proceso de diálogo para que se pueda celebrar un referéndum como el que se hizo en Escocia.

Más contenidos de