En mar abierto

Leña al mono o nunca dejes en campaña que se desperdicie la crisis con Cataluña

Cuando Pedro Sánchez, Carmen Calvo o el Gobierno sacan el tema de Cataluña sabes dos cosas. La primera, que los trackings electorales no van bien y la segunda, que Iván Redondo, el cerebro del presidente, recomienda seguir dando leña al mono. Si José María Aznar popularizó al comienzo de su mandato la idea de lluvia fina o presunta acción templada, Sánchez ha desatado por pánico electoral una lluvia fuerte o granizo sobre Cataluña.

Como si no hubiera en España más que Cataluña. Pero este recurso socorrido sirve de cortina de humo para cubrir otra realidad: no existe ante el 10-N un debate sobre los problemas heredados de la gran recesión que inevitablemente, a la luz de la desaceleración en la Unión Europea, y una posible recesión, van a ir ocupando el primer plano de la realidad política y social. Temas que brillan, precisamente, por su ausencia en la campaña electoral.

El pasado martes fue la despedida en Francfort del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. El llamado "salvador del euro" pidió una acción más fuerte de Europa ante el clima de desaceleración. Luis de Guindos, vicepresidente, invitado a la Universidad de Deusto en Bilbao, contestó preguntas sobre la debilidad de la actividad. "La política monetaria no es la solución. Podemos aliviar la situación, pero no solucionarla. Es una cuestión importante. Son otros actores los que tienen que llevar a cabo las políticas económicas. Me estoy refiriendo a todo lo que tiene que ver con políticas estructurales y fiscales".

Alto desempleo, precarización estructural del trabajo, pérdida de derechos, recortes sociales perpetuos, todo esto es secundario o inexistente en España. Y ante el 10-N, por la alquimia del cabreo, el desconcierto y la pérdida de confianza en los candidatos y sus partidos, nos situamos en mar abierto.

Más contenidos de

El + vist

El + comentat