Día D, hora H, escapada final

La posición de Pedro Sánchez es mantener el no al PP, negociar cara a la galería con Podemos y Ciudadanos e ir a nuevas elecciones

El último capítulo que está por terminar de la telenovela que bien se podría titular como el film del oeste Solo ante el peligro –por los limitados apoyos con que cuenta Pedro Sánchez- empezó el 15-16 de septiembre. La lideresa andaluza Susana Díaz dejó atrás un paréntesis de setenta días de silencio. Y, uno, dijo que con 85 escaños no se puede gobernar, y dos, manifestó estar “segura” de que el comité federal del PSOE se reuniría después de las elecciones del 25 de septiembre para debatir la posición ante la formación de gobierno.

Susana Díaz tenía información de que Pedro Sánchez quería convocar al comité federal… pero para el día de hoy, 24 de septiembre, un día antes de los resultados en el País Vasco y Galicia, a fin de evitar acudir al cónclave más debilitado. La baronesa y los barones se movilizaron indirectamente todos a una, como Fuenteovejuna, contra los ataques recibidos en la red por Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura disidente, y, ante este frente, Sánchez anunció que el comité federal se convocaría para el 1 de octubre.

Que la crisis reprimida en el PSOE, pendiente de los episodios finales, estallara en medio de las elecciones vascas y gallegas revela hasta qué punto dicho partido es una nave sin rumbo

Pero el comité federal, aunque ustedes no lo crean, carece todavía de convocatoria formal y, por tanto, de orden del día. Sánchez ha citado a la comisión permanente, un organismo más restringido que la comisión ejecutiva, y más controlado por él, para el lunes 26. Y, al tiempo, ha dejado entrever que una de las alternativas que baraja es anticipar la convocatoria del congreso del PSOE. Eso supondría celebrar primarias para elegir al secretario general, ir a un congreso, todo ello en medio del vacío político-institucional que supone la ausencia de Gobierno y la amenaza de nuevas elecciones.

Que la crisis reprimida en el PSOE, pendiente de los episodios finales, estallara en medio de las elecciones vascas y gallegas revela hasta qué punto dicho partido es una nave sin rumbo con vías de agua que le llevan al naufragio.

Sánchez ha amenazado con jugar la carta de las primarias y el congreso ante un desenlace desfavorable a su posición en el comité federal. ¿Cuál es esa posición? Mantener el no a una investidura del PP, con Rajoy o con otro candidato, negociar cara a la galería con Podemos y Ciudadanos sabiendo que es un viaje a ninguna parte, y ante el fracaso de su obra teatral ir a nuevas elecciones. Y para defender esto amaga con someter su propuesta al voto de los militantes, ir a primarias y al congreso. Ello le conduciría, según cree, a ser nuevamente candidato el 18 de diciembre. Candidato de un partido con una dirección federal en llamas.

Susana Díaz quiere que Rajoy se aparte y que el PP designe a un nuevo candidato que se siente a negociar las condiciones de la abstención con el PSOE

Susana Díaz, cabeza de un heterogéneo frente de barones, quiere evitar esas elecciones. Su propuesta sotto voce casi susurrando: que Rajoy se aparte y que el PP designe a un nuevo candidato que se siente a negociar las condiciones de la abstención con el PSOE (modificación de la reforma laboral, eliminación de la ley mordaza, reforma constitucional, entre ellas).

¿Cuál será el día D y la hora H, para usar la terminología militar, de la ofensiva para poner fin a esta situación? Todas las fuerzas están expectantes ante el domingo 25. A partir de la confirmación de los resultados –el PSG puede pasar a tercera fuerza en Galicia y el PSE bajar a la cuarta posición en Euskadi- y la reacción de Sánchez en la madrileña calle de Ferraz, quedará claro el día D y la hora H. Sánchez será el primero mover sus  fichas.

¿Convocará finalmente a la comisión ejecutiva el lunes 26 para analizar la situación antes del comité federal? Hasta ahora esta citación no se ha producido –ha convocado, según se ha apuntado, a la comisión permanente- porque uno de sus temores es la renuncia de 19 sobre 37 miembros, maniobra estatutaria para conseguir destituir al secretario general y forzar una comisión gestora. Los barones tenían garantizados 16 miembros dispuestos a renunciar, otros 3 están indecisos. Pero los resultados del domingo pueden cambiar la relación de fuerzas.

El + vist

El + comentat