La insoportable levedad de la campaña

El Estado Judicial o la dependencia del sistema político respecto de los jueces

La campaña electoral del 10-N termina como empezó la precampaña: como una glosa de noticias de carácter penal emanadas desde juzgados ordinarios, del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional. O por promesas judiciales de los políticos en liza, entre las cuales la de traer a Puigdemont desde Bélgica anunciada por Pedro Sánchez ha sido la más sonora. En 2015, el jurista alemán Bernd Rüthers, profesor emérito de la Universidad de Constanza, escribió un ensayo titulado Estado democrático de derecho o estado de la oligarquía judicial para el Anuario de Derecho Constitucional Latinoamericano. Apuntaba los “riesgos de un Estado oligárquico en proceso de convertirse en un Estado de los jueces”. En 2016, Rüthers escribió La revolución secreta del estado de derecho al estado judicial, sin traducción al español, en el que volvía sobre expansión del poder político de las instituciones judiciales, especialmente del TC alemán. La insoportable levedad, o vacuidad, según se prefiera, de la política y de los políticos en España, conocerá otra vuelta de tuerca del Estado Judicial después del 10-N, elección que será un nuevo episodio de una crisis que los protagonistas, quienes precisamente se han encaramado propulsados por ella al poder, se niegan a reconocer. Estado Judicial y Estado de Negación.

Más contenidos de