Polémica por una escultura feminista ante el edificio del tribunal donde juzgaron a Harvey Weinstein

La Medusa de Luciano Garbati no ha conseguido el consenso del feminismo

Leyendo el mito con la mirada del siglo XXI, se puede decir que Medusa es una mujer maltratada y una víctima reiterada del machismo: en una de las versiones del mito, Poseidón se enamora de ella y la viola en un templo dedicado a Atenea, que la castiga convirtiéndole el pelo en serpientes. Si no fuera suficiente con esto, más adelante Perseo le corta la cabeza para regalársela a un amigo suyo, el rey Polidectes. Precisamente una de las imágenes canónicas del mito es la escultura de Perseo que lleva en una mano la cabeza de Medusa, obra de Benvenuto Cellini. El artista argentinoitaliano Luciano Garbati cambió el mito en 2018 con una escultura de Medusa victoriosa sosteniendo la cabeza de Perseo. La obra se viralizó en 2018 y 2019, y este martes se vuelve a hablar de ella porque la instalan en un lugar emblemático del #MeToo, el Collect Pond Park, justo enfrente del Tribunal Superior de Manhattan, donde juzgaron a Harvey Weinstein. El conocido productor fue condenado a 23 años de prisión por violación y agresión sexual.

"El lugar que han elegido para instalar la escultura no es accidental -dice Garbati en su perfil de Instagram- porque ahí juzgan delitos relacionados con la violencia contra las mujeres. Estamos dando los últimos retoques a una escultura que se convirtió en un símbolo de la justicia para muchas mujeres". A pesar de todo, hay voces dentro del feminismo que critican la obra porque creen que refuerza la narrativa de la revancha de las mujeres en lugar de hacer justicia, y también porque es un desnudo más bien idealizado. 

El + vist

El + comentat