El Amazonas arde: 38.228 focos de incendio desde enero

Las llamas arrasan el país mientras crece la preocupación por la política ambiental de Bolsonaro

La cifra de incendios que se han producido desde principios de año en Brasil es la más elevada de los últimos siete años. Entre el mes de enero y las tres primeras semanas de agosto, el país ha registrado 71.497 focos de incendio, poco más de la mitad de los cuales se han detectado en el Amazonas, la principal selva tropical del mundo y uno de los pulmones vitales para contrarrestar el calentamiento global. Según los datos divulgados por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, que contabiliza los fuegos con la ayuda de imágenes de satélite, esta cifra es un 83% superior a la del mismo periodo del año pasado. Sólo desde el pasado jueves el organismo ya ha detectado 9.507 incendios forestales nuevos en el país, principalmente, de nuevo, en la zona del Amazonas.

Los incendios forestales ya son más habituales durante estos meses del año, pero esta también es la época que algunos agricultores aprovechan para deforestar ilegalmente las tierras para poder criar el ganado. Y por eso se han encendido todas las alarmas. Este aumento sin precedentes, además, se está produciendo justamente desde que Jair Bolsonaro accedió a la presidencia de Brasil, en enero. El ex militar, haciendo caso omiso de la preocupación internacional por el crecimiento de la deforestación, prometió nada más llegar al cargo que abriría la selva a la explotación minera y agrícola.

Bolsonaro insinúa que la culpa es de las oenegés

De acuerdo con el INPE, los focos de incendio han afectado durante la última semana a 68 áreas protegidas que son reservas ambientales o indígenas, muchas de ellas, de nuevo, en el Amazonas.

El humo oscurece las ciudades

La extensión de los incendios en la región ha obligado a declarar la situación de emergencia o alerta ambiental en algunos estados amazónicos, entre ellos Amazonas y Acre. Se ha declarado la situación de emergencia porque la humareda multiplica las enfermedades respiratorias y también afecta al tráfico aéreo.

De hecho, el pasado lunes parte del cielo de los estados de Mato Grosso do Sul y Pará, así como el de la ciudad de Sao Paulo, la más grande del país, se oscurecieron por la intensa humareda que llegaba de los incendios.

Més continguts de

El + vist

El + comentat