Bruselas quiere incluir los delitos de odio homófobo a la lista de crímenes europeos

La Comisión también propone legislar para que se reconozcan las familias LGTBIQ en toda la Unión

El año pasado Polonia declaró una buena parte de su territorio "libre de LGTBQI" y este miércoles el gobierno de Hungría presentaba una propuesta para enmendar la Constitución del país para que solo las parejas heterosexuales puedan adoptar niños. Ante esta deriva, la Comisión Europea ha presentado este jueves la primera estrategia LGTBIQ de la Unión Europea que implica dos propuestas legislativas para que los delitos relacionados con el discurso del odio homófobo se incluyan en la lista de crímenes europeos. Bruselas también quiere poner en marcha una legislación que reconozca a las familias LGTBIQ en todo el territorio.

Actualmente, tal como consta en el  artículo 83 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, la lista de crímenes europeos (es decir, sobre los cuales las instituciones europeas pueden proponer normas y sanciones mínimas a escala comunitaria) son: terrorismo, tráfico de personas, explotación sexual de mujeres y niños, tráfico ilícito de drogas y armas, blanqueo de capitales, corrupción, falsificación de mediados de pago, delincuencia informática y delincuencia organizada. Si la propuesta de la Comisión saliera adelante (haría falta el acuerdo de los estados miembros y también del Parlamento), implicaría, pues, incluir los delitos de odio y en particular los delitos relacionados con el discurso de odio homófobo en la lista. 

Pero, además, Bruselas propone crear una ley que ampare a escala europea a las familias LGTBQI para que sean reconocidas en todo el territorio comunitario. "Atendidas las diferencias entre las leyes familiares en la UE, puede pasar que cuando estas familias cruzan fronteras internas de la Unión su hijo deje de ser su hijo, y esto es inaceptable", ha sentenciado la vicepresidenta de la Comisión Europea de Valores y Transparencia, Vera Jourová. La vicepresidenta checa de la Comisión es consciente de la dificultad de que estas propuestas salgan adelante porque requieren la unanimidad de los estados de la Unión Europea y actualmente hay seis países donde no se reconoce el matrimonio homosexual: Rumanía, Hungría, Polonia, Eslovaquia, Letonia y Lituania. 

Hungría y Polonia, en el punto de mira

"Es una cuestión de competencia nacional y hace falta unanimidad. Ahora mismo hay 21 estados que reconocen de alguna manera los matrimonios del mismo sexo y solo una parte de estos reconocen la posibilidad de adoptar", ha explicado Jourová afirmando que solo conseguir el compromiso de los que ya están en este barco "sería ridículo" y por eso tienen el objetivo de "negociar" para que se implemente en toda la UE. 

Jourová no ha querido comentar la reciente propuesta húngara de vetar la adopción entre parejas del mismo sexo, pero se ha mostrado escéptica. Según un comunicado del gobierno de Viktor Orbán, la propuesta que impulsó el miércoles la ministra de Justicia de su gobierno, Judit Varga, recoge que: "Hungría protege la institución del matrimonio como la asociación entre el hombre y la mujer y la familia como base de la supervivencia de la nación. La fundación de la familia es un matrimonio y la relación padre-hijo. La madre es una mujer y el padre es un hombre". 

Pero Hungría no es el único país que preocupa en Bruselas. Polonia declaró el año pasado una parte de su territorio como "zonas libres de ideología LGTB". Bruselas ya lo ha condenado varias veces y por eso ha recordado que a partir de 2021 los fondos europeos irán vinculados al respeto al estado de derecho y los valores fundamentales de la UE para enderezar justamente cuestiones como estas. De hecho, Hungría y Polonia están haciendo peligrar la puesta en marcha de los fondos europeos antipandemia porque no quieren que se active esta condición.

El + vist

El + comentat