Bruselas quiere sancionar a Amazon por abuso de los datos de las empresas que venden en su plataforma

La Comisión inicia también una investigación sobre los criterios que la empresa aplica a los distribuidores

La victoria de Joe Biden en las elecciones norteamericanas no ha ablandado a una Unión Europea escarmentada después de cuatro años de mandato de Donald Trump. El mismo día en el que entran en vigor los aranceles a productos norteamericanos por las ayudas a Boeing, Bruselas anuncia un paso más en su cruzada contra las grandes tecnológicas norteamericanas y sus prácticas monopolísticas. Este martes la vicepresidenta de Competencia, Margrethe Vestager, ha anunciado que sale adelante un proceso sancionador contra el gigante del comercio electrónico Amazon, por posibles prácticas abusivas con los datos de sus clientes.

Esta investigación se empezó en septiembre de hace dos años. Ahora el departamento de Vestager considera que ha recogido suficiente información como para iniciar la batalla legal. Además, ha abierto una segunda investigación sobre las normas que aplica el gigante del comercio electrónico para que ciertos distribuidores tengan visibilidad en la cesta de la compra o puedan entrar en el circuito "Amazon Prime". 

"Hemos concluido de manera preliminar que Amazon ha abusado ilegalmente de su posición dominante como proveedor de servicios de comercio electrónico tanto en Alemania como Francia. Amazon habría utilizado datos sensibles a gran escala para competir contra proveedores más pequeños. Ahora es el turno de Amazon para responder", ha afirmado Vestager. 

Como ha explicado la comisaria danesa, Francia y Alemania son los dos mercados europeos más importantes para Amazon y, después de analizar hasta 80 millones de transacciones y 100 millones de productos, han concluido que utiliza técnicas de big data para jugar con ventaja competitiva respecto a los pequeños comerciantes que usan su plataforma.

"Amazon recoge datos sobre el número de unidades, los envíos, los beneficios, las reacciones o comentarios de consumidores sobre ciertos productos de los proveedores", ha dicho Vestager. La preocupación de la Comisión es que con esta información "margina a los terceros vendedores y limita su capacidad de crecimiento".  

Pero, además de poner en marcha el proceso de infracción sobre esta primera práctica monopolística, la Comisión ha puesto en marcha este martes también otra investigación para determinar si Amazon también abusa de su posición dominante en el funcionamiento de los algoritmos que permiten mostrar ciertos productos en la cesta de la compra y aquellos que pueden contar con la etiqueta Amazon Prime, que indica que los clientes premium pueden recibir esos productos de manera más rápida o sin costes de envío. Según Vestager, hay indicios de que el algoritmo de Amazon excluye la posibilidad de añadir directamente en la cesta de la compra ciertos productos y también dificulta que aquellos que no quieren utilizar el circuito logístico propio de Amazon puedan contar con la etiqueta prime.  

"Las dos investigaciones se focalizan en preocupaciones de las competencias que son cruciales porque cada vez más negocios dependen de las plataformas dominantes", ha asegurado la vicepresidenta de la Comisión. 

Hasta ahora se ha sancionado a empresas como Google por abuso de posición dominante y Apple está bajo una doble investigación por prácticas similares a las que Bruselas ha detectado en Amazon. En el caso de la empresa fundada por Jeff Bezos, el abuso monopolístico se produciría por el doble papel que toma Amazon como plataforma de comercio electrónico que puede usar cualquier vendedor. Amazon hace de tablero de anuncios pero al mismo tiempo anuncia sus productos y, por lo tanto, también hace la competencia a los minoristas que le pagan una comisión para anunciarse en su tablero.

Así, Bruselas tiene indicios de que Amazon recopila datos de sus competidores o empresas que hacen uso para comercializar sus productos para tener una ventaja competitiva sobre ellos a la hora de vender, una actuación muy similar a la que identifica en Google o Apple en sus plataformas para descargarse aplis, por ejemplo. Este tipo de procesos de infracción pueden acabar en una sanción de hasta el 10% de la facturación de las empresas en cuestión y pueden llegar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Amazon está bajo la lupa no solo de Bruselas sino también de los Estados Unidos y de Alemania, bajo investigaciones similares. 

El + vist

El + comentat