Caos, aumento de precios y falta de alimentos frescos: lo previsto en el gobierno Johnson si hay Brexit sin acuerdo

La oposición llama a retomar las sesiones en el Parlamento tras la publicación de un documento

Forzado por una votación del Parlamento la semana pasada, el gobierno de Boris Johnson se ha visto obligado a hacer público este miércoles por la noche el documento oficial -el nombre en clave es 'Operación' Yellowhammer'' [ 'Martillo amarillo'] - que valora el impacto que tendría para la población del Reino Unido un Brexit sin acuerdo. En resumen, en el peor de los casos habría un caos generalizado, desórdenes públicos, subida de precios de la energía y, entre otras muchas consecuencias, falta de alimentos frescos. Quien más sufriría todo ello serían las clases menos favorecidas.

Los principales puntos que se destacan son:

• Un 85% de los camiones no estarían preparados para los nuevos controles aduaneros que impondría Francia el primer día después de un Brexit sin acuerdo, en principio, si nada cambia, este 1 de noviembre.

• Las colas en los puertos del canal de la Mancha podrían reducir el flujo de camiones que entran en el Reino Unido diariamente hasta entre un 40% y un 60% en relación con los porcentajes actuales. La interrupción se podría alargar hasta tres meses. Incluso después de este tiempo, los flujos de tráfico sólo podrían alcanzar entre un 50% y un 70% de los niveles de ahora. Los retrasos podrían continuar durante "más tiempo".

• La disrupción en los puertos provocaría colas "significativas" en Kent y otras rutas en dirección a Francia, lo que tendría un impacto en el suministro de medicamentos.

• No habría "escasez general de alimentos" pero la variedad de los productos se reduciría y subirían los precios. Los grupos sociales con ingresos más bajos se verían "desproporcionadamente afectados por cualquier aumento de los precios, tanto de los alimentos como de los combustibles".

• La escasez de productos químicos podría afectar el suministro de agua limpia a cientos de miles de personas que requieren "acciones urgentes", aunque el riesgo de que esto ocurra es "bajo".

• Hasta 282 barcos de pesca de la UE podrían entrar en las aguas del Reino Unido de manera ilegal el primer día y provocarían "ira y frustración" entre los pescadores británicos, que podrían causar "enfrentamientos" con los pescadores extranjeros. Las presiones sobre las autoridades podrían poner en riesgo su capacidad para afrontar la pesca ilegal, el contrabando y la migración ilegal, disputas violentas y bloqueo de puertos.

• Un aumento previsto de la inflación podría afectar "significativamente" los proveedores de los servicios sociales para la tercera edad y conducir a la quiebra de las compañías durante los seis meses posteriores al Brexit. Los recursos de los proveedores podrían sufrir una interrupción que afectaría al personal y el transporte.

• Algunos servicios financieros transfronterizos se verían interrumpidos. Se reduciría el intercambio de datos e información entre los organismos de aplicación de la ley.

• En Gibraltar se produciría una interrupción de los suministros de productos manufacturados, comida y medicamentos, y serían posibles retrasos de hasta cuatro horas o más para los trabajadores y viajeros que cruzan la frontera con España, lo que afectaría negativamente a su economía.

El Partido Laborista y el resto de la oposición ha vuelto a hacer llamadas para que el Parlamento reanude las sesiones tras la publicación del documento y a la luz del dictamen del Tribunal de Apelaciones de la Corte de Sesiones de Escocia, que este miércoles declaró ilegal la suspensión de la cámara.

El gobierno ha dicho, en referencia a la publicación de este documento, que se trata de una presunción basada en el peor escenario posible, que la fecha del texto es el 2 de agosto y que desde la llegada de Boris Johnson en Downing Street, a finales de julio, se han tomado todo tipo de medidas para mitigar el impacto negativo del no acuerdo.

Més continguts de