La Comisión Europea cierra el acuerdo para comprar 300 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-Biontech

Bruselas quiere poder declarar la emergencia sanitaria a nivel europeo

La Comisión Europea ha aprobado el contrato para la compra anticipada de 300 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-Biontech, que según anunció lunes la compañía tiene una efectividad del 90%. La Comisión ha cerrado varios contratos con otras farmacéuticas para garantizar que después se repartirán dosis a todos los estados miembros, y este es el cuarto. Y en este sentido, la Comisión ha hecho un llamamiento a la calma: "Incluso cuando haya vacuna tendremos que seguir manteniendo las medidas de protección hasta que llegue a una parte significativa de la población".

La pandemia del coronavirus ha puesto en evidencia la falta de competencias de la Unión Europea en el ámbito sanitario. En su discurso sobre el estado de la Unión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (que es médico de profesión), ya hizo un llamamiento sobre la necesidad de apuntalar una Unión Europea de la salud visto el caos de respuestas unilaterales durante la primera oleada. Ahora el brazo ejecutivo de la Unión propone una nueva legislación que permita declarar la emergencia sanitaria a nivel europeo y que otorga un papel más importante a las agencias comunitarias como el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea del Medicamento (EME).  

"La pandemia del coronavirus ha puesto de relieve la necesidad de más coordinación en la UE, de sistemas sanitarios más resilientes y más preparación para futuras crisis. Estamos cambiando la manera en que la UE afronta las amenazas sanitarias", ha dicho Von der Leyen. Así pues, si la propuesta legislativa de la Comisión se hace realidad, Bruselas podría declarar la emergencia sanitaria a nivel europeo para activar los mecanismos de respuesta y, por ejemplo, poder empezar automáticamente a generar stock de medicamentos y equipamientos, además de preparar la logística necesaria para distribuirla. 

Un rol más importante para las agencias comunitarias

"Nuestra respuesta en un futuro será más potente y más coherente", ha explicado la comisaria de Salud, Stella Kyriakides. Hasta que la segunda oleada del coronavirus no empezó a afectar duramente a Europa, los jefes de estado y de gobierno no consiguieron ni siquiera pactar un mapa común de colores para determinar la situación epidemiológica en las diferentes regiones de la Unión. Aún así, a estas alturas todavía no hay una coordinación absoluta en términos de cuarentenas o en cuanto al reconocimiento de tests de entrada y salida. 

Lo que ahora Bruselas presenta como los "primeros bloques para construir la Unión Europea de la salud" implica también que la ECDC pueda vigilar la situación epidemiológica en streaming en toda la UE (ahora depende de que los estados le transmitan la información y a menudo hay regiones de las cuales faltan datos). También prevé que pueda enviar asesores a los estados en casos de emergencia sanitaria y asesorarlos para preparar planes de contingencia. En cuanto a la EMA (la agencia que da luz verde a la distribución de medicamentos y vacunas en la UE), la Comisión quiere que pueda supervisar los stocks de equipamientos y medicamentos necesarios y coordinar estudios y ensayos clínicos de vacunas.

Las limitadas competencias sanitarias de la UE

Al mismo tiempo, sin embargo, Bruselas tiene que justificar que no va más allá de las competencias que el tratado de la Unión Europea le otorga en el ámbito sanitario. La Comisión explica que la nueva regulación está dentro de "los márgenes" del tratado de la Unión. Concretamente, se basa en el artículo 114 sobre mercado interior (el que regula la libre circulación de bienes y servicios) para poder adoptar las medidas coordinadas que le servirían para declarar la emergencia sanitaria europea.

¿Por qué hay que usar un artículo de mercado interior? Porque el artículo 168, que hace referencia a la salud, solo permite que la acción de la UE sea "complementaria" a las políticas estatales para "mejorar la salud pública". Queda previsto que apoye la búsqueda y fomente la cooperación y coordinación pero deja claro que "la acción de la UE en el ámbito de salud pública respetará las responsabilidades de los estados miembros sobre la definición de su política de salud, así como la organización y prestación de los servicios sanitarios y atención médica". Por lo tanto, cualquier iniciativa legal que pueda tomar la UE tiene que respetar siempre que la gestión de la salud, la atención médica y la asignación de recursos sanitarios es responsabilidad de los estados. 

El + vist

El + comentat