Donald Trump, de oportunista a figura de culto

Donald Trump, de oportunista a figura de culto

Cuatro años después de la gran sorpresa electoral, ya nadie puede alegar ignorancia. El primer mandato de Donald Trump ha ido quizás más allá de lo que sus detractores temían, pero ha servido también para que muchos de los que lo votaron se aferren hoy a su figura con la veneración que se profesa a un líder de culto. Trump, que se alimenta de una extenuante necesidad de atención, ha reintegrado en el debate público a millones de personas los valores de las cuales fueron mal vistos durante décadas. Racistas y supremacistas se han visto reivindicados por un mandatario que ha calificado de “violadores” a los mexicanos, ha prohibido la entrada de musulmanes en los Estados Unidos, ha separado a padres e hijos en la frontera sur, ha calificado de “agujeros de mierda” países africanos y centroamericanos o ha definido a neonazis como “buenas personas”.

Trump ha sido en estos casi cuatro años todo lo que ha sido durante su vida: un ególatra, un oportunista, un embaucador, un competidor que no admite la derrota ni el error, un tipo pragmático para quien la ideología ha sido solo un medio y no el fin. Pidió prisión para su rival de 2016, Hillary Clinton, pero ocho años antes había elogiado su tarea como senadora por el estado de Nueva York y su papel como primera dama durante la presidencia de Bill Clinton. De él dijo un día que había sido un presidente “genial”; más tarde, lo calificó de “repugnante”. Eso sí, no fue por su asunto con Monica Lewinsky. Nueve días después de que Clinton admitiera una “relación inapropiada ” con la becaria, Trump dijo en una entrevista que el presidente se habría tenido que negar a declarar. Incluso dejó caer que si él se presentara a un cargo público tendría que hacer frente a acusaciones similares. “¿Te imaginas cómo sería de controvertido? -le preguntó al periodista-. Piensa en esto que ha tenido con las mujeres. ¿Y yo con las mujeres? ¿Te lo puedes imaginar?” Antes de debatir con la esposa del expresidente hace cuatro años, Trump organizó una rueda de prensa junto con cuatro mujeres que acusaban a Bill Clinton de comportamiento inadecuado.

Incoherencias

Trump ganó en 2016 con un mensaje antiavorto, pero en el 2000, a pesar de que dijo que se sentía “incómodo” con el tema, aseguró que apoyaba el “derecho a escoger de la mujer”. No hace falta ni decir que sus escándalos de revista del corazón, las historias de relaciones extramatrimoniales, el lenguaje grosero sobre las mujeres y, por supuesto, su inexistente práctica religiosa, tienen muy poco que ver con los valores de un grupo que lo catapultó a la presidencia: los cristianos evangélicos. Si Trump hubiera visto un espacio político que le hubiera permitido acceder al poder defendiendo todo lo contrario, probablemente se habría acercado a él. No busquéis coherencia en la biografía de Donald Trump, salvo que la coherencia se mida por el beneficio personal de cada acción. Como empresario, se registró como votante demócrata en 2001, pero solo entre el 1999 y el 2012 cambió hasta siete veces de afiliación. Es republicano, fue demócrata e incluso del Partido Reformista, con el cual exploró la opción de presentarse a las presidenciales del 2000.

Obsesionado con Obama, fue el principal promotor de la teoría conspirativa según la cual el primer presidente afroamericano no habría nacido en los EE.UU., hasta el punto de que consiguió forzarlo a hacer público su certificado de nacimiento. El mismo Obama de quien había dicho que tenía “calidades maravillosas” cuando era senador por Illinois. El mismo presidente el legado político del cual ha intentado borrar en casi cuatro años en la Casa Blanca y a quien acusa, sin pruebas, de espionaje de su campaña en 2016. Trump, que nació en Nueva York en 1946 en una familia descendente de inmigrantes alemanes, ha creado una imagen de empresario de éxito sobre los pilares de la fortuna de su padre.

Con las deudas ahogándolo más de una vez, ha conseguido sobrevivir gracias a una ingeniería fiscal que la hacienda federal y la Fiscalía de Nueva York investigan desde hace años por posible fraude. El éxito de su programa televisivo The apprentice apuntaló su imagen de éxito, a pesar de que su imperio estaba en ruinas. Un espejismo mediático que allanó sus opciones de llegar a la Casa Blanca como garante de la buena gestión económica.

El vicepresidente Mike Pence

El gobernador de Indiana, Mike Pence, es un político ultraderechista de 61 años que fue congresista de su estado 12 años y, por lo tanto, conoce muy bien Washington. Cristiano evangélico devoto, ha aprobado varias restricciones al aborto y es un defensor de un gobierno limitado y de la disciplina fiscal. Abogado, nacido en Columbus, Indiana, también es afín al movimiento ultraconservador Tea Party.

El + vist

El + comentat