Los Estados Unidos registran un nuevo récord diario con 4.000 muertos por coronavirus

Los Angeles dejará de atender a los pacientes que no puedan ser reanimados

Las fiestas de Navidad están disparando los casos de coronavirus en los Estados Unidos. Las autoridades han confirmado este viernes un nuevo máximo de defunciones debido al covid-19, con más de 4.000 muertos en un día, y es la tercera jornada consecutiva en la que se registran cifres récord. La media de la última semana se sitúa en 2.750 muertes diarias, la más elevada desde que empezó la pandemia.

El principal responsable de la lucha contra el coronavirus en el país, Anthony Fauci, ha alertado de que los EE.UU. se encuentran en un momento delicado: “Creemos que las cosas irán a peor durante el mes de enero”, ha dicho, para después pedir que se respeten las medidas sanitarias, como por ejemplo el uso de la mascarilla o el mantenimiento del distanciamiento social. Solo así será posible “frenar esta aceleración”, ha recordado Fauci.  

El experto en enfermedades infecciosas ha relacionado el nuevo pico de coronavirus con los desplazamientos y las reuniones durante las fiestas de Navidad. “Ahora no es momento de retroceder”, ha avisado el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. El país norteamericano es el más afectado en el mundo por la pandemia en cifras totales, con cerca de 21,6 millones de casos y 365.317 muertos, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

A pesar de que los EE.UU. han empezado a distribuir la vacuna, las autoridades han recibido críticas por los retrasos que se están produciendo: en Fin de Año solo se había vacunado a un 20% de las personas previstas, es decir, 4,2 millones de los 20 millones esperados. Fauci declaró la semana pasada que había habido “un par de problemas técnicos, pero esto es comprensible” dada la gran cantidad de dosis que se tienen que suministrar en los Estados Unidos.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades pronostica que el número acumulado de defunciones continuará aumentando a lo largo de enero, y proyecta que se llegará a una cifra de entre 405.000 y 438.000 muertos. Es por esta situación alarmante que los estados centran los esfuerzos en una distribución generalizada de la vacuna. El director general de Sanidad de los EE.UU., Jerome Adams, ha dicho que los hospitales que puedan pasar a la segunda fase de vacunación tendrían que hacerlo: “Los estados no solo pueden sino que tendrían que expandir agresivamente la vacunación a otras fases si el suministro actual excede la demanda en la fase 1A”.

Hospitales saturados en Los Angeles

La situación es crítica en todo el país, y especialmente en la segunda ciudad más grande de los EE.UU., que está a punto de vivir el colapso de los sistemas de atención médica debido al aumento de casos. Los funcionarios de salud de Los Angeles han pedido a los trabajadores de ambulancias que dejen de traer a los hospitales a pacientes adultos con pocas posibilidades de sobrevivir, dada la falta de camas y personal.

La saturación de la atención médica se ejemplifica con la larga cola que tienen que hacer las ambulancias para descargar a los pacientes en varios hospitales de la ciudad y el condado. En algunos casos se tienen que esperar varias horas, lo cual genera retrasos en todo el sistema de emergencias. Es por eso que la Agencia de Servicios Médicos de Emergencia del condado de Los Angeles ha tomado la decisión de dar por perdidos a los pacientes en un estado más delicado.

“Los pacientes en parada total traumática que cumplan los criterios actuales de Ref 814 para la determinación de muerte no serán resucitados y se determinará que han muerto y no serán transportados”, ha dicho Marianne Gausche-Hill, directora médica de la Agencia. La Ref 814 es la política del condado sobre la determinación y declaración de muerte en un paciente que no ha sido transportado al hospital.