Inglaterra vuelve al confinamiento total por el brutal aumento de contagios

Boris Johnson seguirá el ejemplo de Escocia, que se ha avanzado a decretar el cierre del país

La pandemia no da tregua en el Reino Unido, que ha visto cómo en la última semana el número de contagios diarios superaba la barrera de los 50.000, situándose en los 383.834. En las últimas 24 horas, de hecho, la cifra se ha acercado mucho a los 60.000, con un número de infecciones de 58.784, el dato más alto desde el inicio de la pandemia. A raíz de esto, y después del anuncio del confinamiento total que ha hecho la ministra principal de Escocia este lunes en el Parlamento de Edimburgo, este mismo anochecer el primer ministro británico, Boris Johnson, se dirigirá al país por televisión para anunciar, casi con toda seguridad, un nuevo confinamiento en Inglaterra muy parecido al de la primavera.

Para debatir y dar un estatus legal a la más que probable obligación de que todo el mundo se quede en casa –como ha hecho el Parlamento escocés–, Westminster –que actualmente está en periodo de vacaciones de Navidad– ha sido convocado a una sesión extraordinaria este miércoles. Otras de las medidas que Johnson podría anunciar son: obligatoriedad de que la población de más riesgo se proteja y tampoco salga de casa; cierre de escuelas, posiblemente hasta la mitad del mes de febrero, si bien todavía se está considerando si solo serán las de secundaria o se incluirán también las de la primaria. El regreso a las universidades igualmente ha quedado aplazado; se instará al teletrabajo y solo en los casos en los que sea imposible se permitirá el trabajo presencial. Otra restricción puede ser la de los contactos externos, poniendo fin a la regla que todavía permitía a un solo miembro de un hogar encontrarse con otro, siempre en el exterior y con distancia social.

El portavoz de Downing Street ha informado también de que "la propagación de la nueva variante de covid-19 ( identificada en el sur de Inglaterra hace casi tres semanas) ha provocado un aumento rápido del número de casos en todo el país. El primer ministro tiene claro que ahora se tienen que tomar medidas adicionales para parar esta subida y proteger el Sistema Nacional de Salud y salvar vidas. Las anunciará este anochecer.

Se espera, pues, que todos los condados hasta ahora al nivel de restricciones 3 pasen al 4, en el que ya se encuentra Londres, su área metropolitana y una parte de las comarcas del sudeste, y que estas zonas se conviertan en una nueva primera línea de combate para acercarse a las restricciones generalizadas que se pusieron en práctica en el mes de marzo, con la alerta 5. El premier se ha resistido hasta el límite antes de aceptar que, de momento, no hay otra manera de combatir el virus.

Durante el mes de noviembre Inglaterra ya volvió al confinamiento total durante casi un mes: se cerraron todos los comercios no esenciales, se recomendó el teletrabajo y se instó a la población a quedarse en casa.

Vacuna de Oxford

Este lunes ha empezado el proceso de inmunización de la población de riesgo más alto con la vacuna de Oxford/AstraZeneca, que fue aprobada para uso de emergencia la semana pasada. A lo largo del fin de semana la farmacéutica anglo-sueca ha distribuido un primer lote de 530.000 dosis. A finales de mes, Londres espera que se podrían estar vacunando unos dos millones de personas, una cifra que muchos especialistas consideran un poco exagerada. Especialmente por la falta de dosis que hay de momento, a pesar de la promesa de Astra/Zeneca de aumentar la producción.

La primera persona que ha recibido la vacuna de Oxford –que también ya fue autorizada la semana pasada por la India para su uso de emergencia– fuera de los ensayos clínicos ha sido Brian  Pinker, de 82 años, un paciente sometido a diálisis, que la ha recibido en el Hospital Universitario de Oxford, muy cerca de donde se ha diseñado, el Instituto Jenner de la misma universidad.

El + vist

El + comentat