Irán ignora el acuerdo nuclear y vuelve a enriquecer uranio al 20%

Israel avisa de que "no permitirá" que el país produzca armas nucleares

Irán ha empezado este lunes a enriquecer uranio al 20%, un gesto que supone la principal violación hasta ahora del acuerdo nuclear que el régimen de los ayatolás firmó en 2015 con las principales potencias mundiales. "Hace unos minutos, el proceso de producir uranio enriquecido al 20% ha empezado en el complejo de enriquecimiento de Fordow", ha anunciado el portavoz del gobierno, Ali Rabiei, en una comparecencia este mediodía ante los medios del país. "El proceso de inyección de gas a las centrifugadoras ha empezado hace unas horas y el primer producto de hexafluoruro de uranio estará disponible dentro de unas horas", ha precisado. 

El Parlamento iraní aprobó el 2 de diciembre una ley que, entre otras cosas, ordenaba retomar el enriquecimiento de uranio al 20%. Fue la respuesta del país al asesinato, unos días antes, de quien era considerado el padre del programa nuclear iraní, el científico  Mohsen Fakhrizadeh, un acto que el régimen iraní considera responsabilidad de los servicios secretos de Israel. Rabiei ha señalado que el proceso de enriquecimiento ha empezado después de haber informado a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). El organismo había comunicado el viernes, 1 de enero, que Teherán le había hecho saber su intención de volver a enriquecer uranio al 20% en las instalaciones de Fordow, situadas bajo tierra, dentro de una montaña. 

El pacto nuclear del 2015 quedó tocado cuando en 2018 el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió retirar a su país del acuerdo y volver a imponer a Irán las sanciones que se le habían retirado a raíz de la firma del documento. Desde entonces, el régimen iraní ya había vulnerado algunos aspectos del pacto y había elevado el nivel de enriquecimiento de uranio hasta el 4,5%, por encima del 3,67% que fijaba el texto. Ahora, sin embargo, el salto es mucho más relevante y supone volver a los niveles máximos de enriquecimiento a los que había llegado el país antes del acuerdo. Para fabricar armamento atómico hace falta uranio enriquecido al 90%, pero el procedimiento para conseguir este material es mucho más rápido si se dispone de uranio al 20% (que se considera ya altamente enriquecido). De hecho, el objetivo fundamental del acuerdo del 2015 era alargar el periodo de tiempo que Irán necesitaría para fabricar la bomba atómica desde los dos o tres meses hasta más de un año. Con la reanudación del enriquecimiento al 20%, este periodo se volverá a acortar.

Presión a Biden

El anuncio de Irán llega cuando faltan 16 días para que Donald Trump abandone la Casa Blanca y Joe Biden lo releve como presidente de los Estados Unidos. Más allá de la posible respuesta de Trump a los movimientos del régimen iraní, este flagrante incumplimiento del acuerdo del 2015 puede complicar el retorno de los Estados Unidos al pacto una vez Biden entre en la Casa Blanca. El presidente electo se había mostrado partidario de recuperar ese texto si Irán también lo hacía, como punto de partida para estabilizar las relaciones entre los dos países. 

Quien ya ha reaccionado al anuncio ha sido el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. En un comunicado, ha advertido de que la decisión de incrementar el grado de enriquecimiento de uranio solo puede responder a la voluntad de Irán de "continuar sacando adelante sus planes para desarrollar un programa militar nuclear". "Israel no permitirá que Irán produzca armas nucleares", ha avisado Netanyahu. Irán siempre ha negado que tuviera intención de fabricar armamento atómico y asegura que su programa de enriquecimiento responde solo a finalidades pacíficas, unos argumentos que nunca han convencido a la comunidad internacional (especialmente, a los Estados Unidos e Israel). 

Por su parte, un portavoz de la Comisión Europea ha indicado que si el anuncio de Irán se confirma "constituirá una desviación considerable de los compromisos" asumidos por el país. "Todos los participantes están interesados en mantener vivo el pacto. El pacto continuará vivo mientras todos los participantes mantengan sus compromisos", ha añadido esta fuente europea. Bruselas, sin embargo, quiere esperar a recibir información más detallada de la AIEA antes de posicionarse sobre la cuestión. 

La Agencia ha explicado que sus inspectores están monitorizando la actividad en la planta de Fordow y que el director general del organismo, Rafael Mariano Grossi, trasladará sus conclusiones a los estados miembros del AIEA este mismo lunes.

La Guardia Revolucionaria para un barco surcoreano

La Guardia Revolucionaria iraní ha embargado este lunes un barco de bandera surcoreana en el golfo Pérsico, bajo la acusación de "contaminación ambiental y química". El petrolero, denominado  MT Hankuk Chemi, transportaba 7.200 toneladas de etanol y ha sido escoltado hasta el puerto iraní de Bandar Abbas y sus tripulantes, entre los cuales había surcoreanos, indonesios, vietnamitas y birmanos (en un número que no se ha precisado), han sido detenidos. El barco había salido de Arabia Saudí y se dirigía a los Emiratos Árabes Unidos.

El incidente ha tenido lugar en un momento de tensión creciente entre Irán y Corea del Sur, debido a los 7.000 millones de dólares que la república islámica tiene congelados en bancos surcoreanos debido a las sanciones impuestas por los Estados Unidos. Precisamente está previsto que durante los próximos días el viceministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur visite Irán para abordar esta cuestión. 

En julio de 2019, la Guardia Revolucionaria ya había parado a otro barco que navegaba por las aguas del golfo Pérsico, una ruta clave para el transporte de petróleo. En esa ocasión la víctima fue el petrolero británico  Stena Impero, que fue capturado dos semanas después de que un barco de guerra británico inmovilizara un petrolero iraní en Gibraltar. Los dos barcos y sus tripulaciones estuvieron detenidos durante unos dos meses antes de ser liberados.

El + vist

El + comentat