Israel investigará un nuevo asesinato de un menor palestino en Cisjordania

Human Rights Watch duda de la credibilidad de la investigación del asesinato extrajudicial

Ali Ayman Abu Aliya, de 13 años, es el quinto menor de edad asesinado este año por las tropas israelíes en Cisjordania. El joven murió el viernes en el pueblo Al-Mughayyir de un disparo en el estómago mientras observaba el enfrentamiento entre los manifestantes palestinos y las fuerzas de Israel. El primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, ha dicho que su muerte es “un nuevo crimen añadido al largo historial de la ocupación”.

El ejército de Israel ha anunciado que abrirá una investigación militar para aclarar el posible crimen y se ha referido a la protesta como “disturbios violentos”, y ha asegurado que los manifestantes habían estado lanzando piedras y colocando neumáticos quemados a la carretera. Amnistía Internacional y Human Rights Watch han condenado el asesinato y dudan de la credibilidad de la investigación.

Los hechos se sitúan cerca de Ramala, la capital de facto de Palestina y sede provisional de la Autoridad Nacional Palestina. Los manifestantes estaban protestando contra la construcción de un nuevo asentamiento judío en la región. En un comunicado Defense for Children in Palestine, una ONG por los derechos de los niños palestinos, ha asegurado que los militares utilizaron balas de metal recubiertas de goma, hecho que explica la letalidad del disparo. Aun así, un portavoz del ejército ha asegurado que no se hizo uso de armas de fuego para contener los disturbios.

El enviado de la ONU en el Próximo Oriente, Nickolay Mladenov, ha calificado de inaceptable el asesinato y ha recordado que los niños “tienen protección especial bajo el derecho internacional y tienen que ser protegidos de la violencia”. Según la ley internacional, el uso intencionado de la fuerza letal solo se puede justificar cuando hay una amenaza directa a la vida, pero las investigaciones del DCIP sugieren un uso habitual e injustificado de armas de fuego contra menores en Cisjordania.

El director del DCIP, Ayed Abu Eqtaish, denunció el viernes que “la impunidad sistémica se ha convertido en norma, el perpetrador puede estar seguro de que nunca tendrá que rendir cuentas ante las autoridades israelíes".

“Ali no es el primero en morir sin motivo y no será el último”

Cada semana hay manifestaciones en A el-Mughayyir, cerca del asentamiento ilegal de Israel denominado Malachei HaShalom, que fue establecido en 2015. El padre del niño asesinado ha asegurado a Al-Jazeera que de vez en cuando los colonos aparecen por las calles y empiezan a tirarles piedras sin ningún motivo: “Para privarnos de nuestra libertad e identidad”. Además, fuentes locales aseguran que han quemado en los últimos meses dos mezquitas. "El mundo sabe qué está pasando pero nadie actúa... Ali no es el primero en morir sin motivo y no será el último. Es una lucha continua, que seguirá igual hasta que se acabe la ocupación”, ha lamentado.