ELECCIONS ESTATS UNITS

Joe Biden también supera a Trump en Pensilvania y está a un paso de la victoria

La ventaja se añade a la de Georgia y le da, si se confirma, 36 electores más y la Casa Blanca 

Joe Biden ha dado la vuelta este mediodía de viernes al resultado de Pensilvania horas después de haber hecho lo mismo en Georgia. El candidato demócrata recupera, momentáneamente, el cinturón industrial del norte –formado por los otros dos estados de Wisconsin y Michigan– que dio la clave de la victoria a Trump en 2016. Biden, pues, está mucho más cerca de conseguir, finalmente, las llaves de la Casa Blanca. Si la tendencia que se ha seguido desde la noche electoral del martes continúa tanto en Pensilvania como en el gran estado del sur (The Peach State), una vez se confirme el recuento del 100% de los votos el aspirante se llevará finalmente los 36 compromisarios del colegio electoral que suman los dos territorios. El que fue vicepresidente de Barack Obama corta el paso definitivamente a Donald Trump y el todavía presidente republicano ya no tendrá materialmente ninguna opción de conseguir la reelección. El nuevo 'sorpasso' de Biden en Pensilvania, que ha recuperado una diferencia de 18.042 votos desde primera hora de este viernes, es el último clavo en el ataúd político del presidente. Con todo, según ha asegurado en el últimos minutos la CNN, Donald Trump no tiene ninguna intención de conceder la derrota.  

En cuanto a Georgia, a lo largo de la madrugada de este viernes la distancia entre los dos campos se ha ido reduciendo desde los casi 10.000 votos con los que Europa se fue a dormir hasta los actuales 1.097 a estas alturas a favor de Biden, según queda recogido en la página web del secretario del estado Brad Raffensperger.

Todos los observadores y conocedores de la composición demográfica y electoral del estado habían anunciado que era cuestión de tiempo que se acabara inclinando la balanza del lado azul. La ya casi segura victoria de Biden en este tradicional bastión republicano –y, de rebote, en las presidenciales, que difícilmente los jueces y la estrategia legal de Trump podrán parar– es de proporciones históricas.

Trump sale a la desesperada a decir sin pruebas que le han "robado" las elecciones

Georgia no votaba demócrata desde la victoria de Bill Clinton en 1992. Ni siquiera Barack Obama consiguió la victoria ahí. De hecho, además de Clinton, solo Jimmy Carter (1976) y John Fitzgerald Kennedy (1960) triunfaron en este estado, un hecho excepcional entonces para un católico demócrata. Las leyes sobre derechos civiles que promulgó Lindon B. Johnson y el tradicional racismo del estado inclinaban en general la balanza del lado republicano. Carter, nacido en el estado, fue el penúltimo demócrata en triunfar en este punto del sur más profundo.

La evolución poblacional de los barrios residenciales de Atlanta y Savannah, dos de las grandes ciudades del estado, ha hecho casi posible un resultado que, a falta de la confirmación definitiva después del recuento de todos los votos, asegura el relevo en la Casa Blanca y el fin de la era Trump, a pesar de que quizás no del trumpismo. 

En el estado han votado 4,9 millones de personas. La razón última del cambio de las pasadas horas ha sido que se han incluido en el recuento las bolsas de votos por correo que provenían del contado de Clayton, de fuerte implantación demócrata. El reparto de papeletas en este territorio es del 84,9% para Biden y del 14,2% para Trump. Y del condado quedan todavía entre 1.500 y 2.000 votos por escrutar.

Tres grandes cadenas de los EE.UU. interrumpen el discurso de Trump por falsedades

No son las únicas malas noticias para los republicanos. Quedan por contabilizar igualmente votos del condado de Gwinnett, también demócrata.

Con todo, el territorio vecino, al norte del estado, el condado de Forsyth, es republicano y la proporción habitual de votos es del 65,8% (Trump) y el 32,6% (Biden), de acuerdo con los datos de la noche electoral. Aún así, el hecho más relevante es que todo el voto que falta por incluir es proveniente del correo. E incluso el que proviene de los distritos rojos es mayoritariamente para Biden. 

De acuerdo con los medios de información norteamericanos, el número de votos que faltan para ser contados todavía es de unos 10.000. Y a estas alturas la CNN calcula que la victoria en Georgia para los demócratas puede ser por unos 1.400 votos, a pesar de que los datos más recientes hacen pensar en una ventaja todavía mayor. Con todo, el margen estrecho asegura que los republicanos pedirán un recuento, una nueva traba judicial de Trump después de que ayer viera que un juez ya desestimaba la primera demanda por presuntas irregularidades en el condado marítimo de Chatam, donde está la populosa ciudad de Savanahh, otro bastión demócrata.

El + vist

El + comentat