PANDEMIA

El populista Nigel Farage resucita, ahora cabalgando contra el confinamiento

El líder xenófobo refunda el Partido del Brexit para combatir las nuevas medidas restrictivas de Boris Johnson

El populismo se continúa extendiendo a la misma velocidad que el covid-19 y los populistas no desaprovechan ninguna ocasión para intentar hacerse espacio con su demagogia. Nigel Farage, el hombre detrás del Brexit, el xenófobo ultra que admira a Donald Trump, ha anunciado este lunes que ponía en marcha el nuevo partido Reform UK para oponerse a un confinamiento que no funciona a partir de la reconversión del Partido del Brexit, que fundó en abril del año pasado para empujar la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

En un artículo publicado en el diario favorable al Brexit Daily Telegraph este lunes, ha anunciado que la semana pasada presentó "una solicitud ante la Comisión Electoral para cambiar el nombre del partido": "Queremos ser conocidos como el partido de la reforma. El nombre refleja la ambición: Reform UK [reformar el Reino Unido]". Y el primer frente de batalla que ha escogido es el coronavirus y la oposición a los confinamientos, justo 72 horas antes de que Inglaterra vuelva a entrar en un casi cierre total, anunciado el sábado por el primer ministro, Boris Johnson. 

Farage asegura: "Los confinamientos no funcionan: de hecho, causan más mal que bien. Pero hay una alternativa creíble, recomendada por algunos de los mejores epidemiólogos y médicos del mundo. Es la Gran Declaración de Barrington. Se está practicando efectivamente en gran parte en Suecia, con un éxito considerable".

Pero la mencionada declaración, que promueve la inmunidad de rebaño y recomienda proteger a los sectores más vulnerables de la población, ha sido profundamente combatida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por prestigiosos científicos, que en una carta publicada en The Lancet a mediados de octubre aseguraban que esta estrategia era "una  peligrosa falacia que no se basa en pruebas científicas".

El cambio de nombre del Partido del Brexit –Reform UK– depende ahora de la aprobación de la Comisión Electoral. La formación espera presentar candidatos a las elecciones locales del mayo próximo. La nueva resurrección de Farage en la política británica tiene lugar en medio de una dura polémica en el si del Partido Conservador, dividido alrededor de las nuevas medidas de cierre impuestas en Inglaterra, que se tendrán que votar el miércoles en el Parlamento. Muchos de los diputados ponen de relieve que las nuevas restricciones domiciliarias serían "desastrosas" para la economía.

El ejemplo de Suecia que ha puesto Farage es engañoso tal como lo presenta. Porque más que confiar en la inmunidad de rebaño, la aproximación de Estocolmo contra la pandemia ha sido establecer un sistema de testeo y rastreo mucho mejor y más eficiente que el británico, y cubrir las necesidades económicas de cualquiera que se tenga que confinar. El enfoque se ha basado en la idea de que la pandemia se alargará durante mucho tiempo y de que pedir demasiado a la población hará reducir el cumplimiento de restricciones y, por lo tanto, propagará más la enfermedad. Sobre una población de poco más de diez millones de personas, Suecia ha tenido hasta ahora 124.355 casos y 5.938 muertos por coronavirus. Con todo, los últimos catorce días ha registrado un aumento de contagios, 203,9 casos por cada 100.000 habitantes, de acuerdo con los datos del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades.

El + vist

El + comentat