Polémica en Francia por el brutal desalojo policial de una acampada de migrantes en París

En pleno confinamiento, la Gendarmeria expulsa por la fuerza a 450 personas de la Place de la République

El desalojo policial de una acampada de migrantes en la céntrica Place de la République de París, el lunes al atardecer, ha desencadenado la polémica en Francia. Justamente cuando se acaba de aprobar la ley que prohíbe grabar imágenes de las actuaciones policiales, los vídeos de los agentes pegando a refugiados en actitud totalmente pacífica y persiguiendo a la gente –incluidos periodistas– a golpes de porra y con gases lacrimógenos han obligado al ministro del Interior, Gérald Darmanin, a reaccionar: ha calificado las imágenes de "sorpresivas" y ha pedido un informe de los hechos a la policía.

La policía y la Gendarmeria irrumpieron el lunes a última hora en la plaza para desmantelar un campamento de unos 450 migrantes. Se habían instalado ahí por la tarde, respondiendo al llamamiento de Utopía.56, una organización de solidaridad con los refugiados, después de que el pasado martes el desalojo policial de otro campamento en Seine-Saint-Denis, en la periferia de París, había dejado a centenares de personas vagando por las calles.

"Es escandaloso que en plena emergencia sanitaria, cuando el gobierno ha decretado el confinamiento, la gente que pide un techo solo reciba como respuesta de las administraciones golpes de porra", explica por teléfono al ARA Maël De Marcelus, coordinador en París de Utopía.56, una entidad que nació para ayudar a los refugiados del campamento de Calais. La entidad calcula que un millar de refugiados continúan en las calles de París.

Al anochecer, los agentes se presentaron en la plaza y empezaron a desalojar a los inmigrantes, arrastrándolos fuera de las tiendas. Entre empujones, algunos acabaron en el suelo, a pesar de la presencia de abogados, diputados y regidores que intentaban sin éxito rebajar la tensión. 

Ian Brossat, teniente de alcalde de París y responsable de las políticas de vivienda del Ayuntamiento, condenó la operación policial: "Afrontar problemas sociales a golpes de porra es una locura. Mientras no haya vivienda asequible habrá gente durmiendo en la calle, y mientras esto pase habrá campamentos". Brossat calificó de "patética" la represión policía.

Ataques a la prensa y polémica por las imágenes de la policía

Rémy Buisine, periodista del canal digital Brut, ha denunciado que un agente le pegó tres golpes mientras cubría la protesta, a pesar de que le había enseñado la identificación de prensa. El desalojo coincide con el debate sobre la nueva ley que pretende prohibir la publicación de imágenes de las actuaciones policiales en determinadas circunstancias, cosa que según las organizaciones profesionales vulnera el derecho a la libertad de prensa. "Si la ley ya estuviera vigente, nadie más allá de los que estábamos en la plaza el lunes por la noche habría sabido lo que pasó".

El + vist

El + comentat