¿Por qué Namibia subasta 170 elefantes salvajes?

Las autoridades argumentan que la sequía y los conflictos con la población local amenazan la especie

La sequía y la caza furtiva han empujado al gobierno de Namibia a poner a subasta a 170 elefantes salvajes. Según ha informado el ministerio de Medio Ambiente en un anuncio en el diario oficial New Era, los incidentes entre los animales y la población lo han empujado a intentar salvar de este modo a estos ejemplares, amenazados de extinción por la caza furtiva y la desertización.

Los animales serán vendidos al mejor postor del país o al extranjero que garantice una serie de estrictos requisitos, desde instalaciones para poner a ejemplares en cuarentena hasta un terreno equipado con una valla a prueba de furtivos. Los compradores extranjeros también tienen que acreditar que tienen el permiso de las autoridades locales para importar a los elefantes.

Como otros países africanos, Namibia intenta encontrar el equilibrio entre proteger a especies amenazadas, como elefantes y rinocerontes, y evitar los conflictos con comunidades humanas. El esfuerzo por la conservación ha disparado la población de elefantes del país de los 7.500 ejemplares de 1995 a los 24.000 del censo del año pasado, según los datos oficiales.

Pero el año pasado Namibia anunció que pensaba retirarse de la Convención del Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITAS), después de que otros países se opusieran a relajar la normativa. El país quiere autorizar más caza recreativa y aumentar las exportaciones de animales vivos, argumentando que de este modo obtendrá fondos para proteger a las especies amenazadas.

En octubre, el gobierno vendió un centenar de búfalos del Parque Nacional de Waterberg, en el centro del país, para rebajar la presión sobre los terrenos de pasto. El año pasado las autoridades pusieron a subasta a un millar de animales de las reservas naturales para afrontar la peor sequía que ha sufrido el país en el último siglo.

El + vist

El + comentat