Beryl Magoko: "Tenía muchas dudas y miedos de si me tenía que reconstruir el clítoris"

Beryl Magoko es directora de 'Womanhood'

Beryl Magoko ha querido revelar públicamente su historia más íntima y dolorosa para explicar cómo se siente una mujer a la que le han extirpado el clítoris y que, por tanto, ha sido no sólo privada del placer sexual sino condenada a unos dolores insoportables y riesgos en el embarazo y el parto. Nacida en una comunidad no muy lejos de Nairobi, Magoko pasó por la brutal ablación sola. Años después, ya adulta, se propuso romper todos los tabúes en un viaje que hizo con otras mujeres cuando se planteó entrar en quirófano para recuperar el órgano perdido. Le salió 'Womanhood' [Feminidad], un documental sobre la historia de 200 millones de mujeres que han sufrido la mutilación de los órganos genitales. 'Womanhood' se puede ver en la red DocsBarcelona del Mes. 

¿Por qué fue sola a someterse a la ablación?

Tenía 10 años, era una niña y en ese momento había mucha presión, en casa, la escuela, la iglesia, la comunidad, así que tarde o temprano mi madre me habría llevado igualmente, sólo era cuestión de tiempo. Decidí tomar el atajo sin decir nada porque creía que el dolor aumenta cuando creces. No tenía sentido esperar. Pero enseguida supe que había cometido un error fatal, que la ablación no valía la pena.

¿De qué información disponía?

De ninguna. No hay nadie que comparta el dolor porque es un dolor necesario por el que pasan todas las mujeres, y la madre y la abuela lo han pasado. Sabía que no podía llorar porque era señal de cobardía. Mira, después del corte estaba muy dolorida, tumbada sola, y tenía mucha sed. Sólo quería beber y le pedí a un chico que me llevara un vaso de agua, pero cuando me la trajo una mujer la tiró porque decía que el agua te podría matar. Y sólo pensaba en beber.

¿Qué más recuerda de ese día?

Mucha gente y unas 300 niñas. Todo lo tengo muy borroso porque ese día decidí bloquear los detalles y borrarlos. No me viene a la cabeza la cara de la mujer que me cortó, sólo le veo las uñas.

¿El documental es una autoterapia?

Hacer el documental ha sido la terapia que no seguí. Piensa que no hablé nunca del corte con mi madre ni con nadie hasta que decidí hacer el documental, que ha sido una manera de expresar los sentimientos. De la MGF [mutilación genital femenina] sólo se habla cuando se tiene que decidir cómo se hará la ceremonia y cuáles serán los invitados.

¿Cómo se justifica culturalmente una brutalidad como la ablación?

Cuando tu familia te hace la ablación es porque te preparan para ser una mujer, es el rito para pasar de la infancia a la edad adulta. Y como mujer, serás más respetada si te han cortado, y también podrás participar en ceremonias. Esto es lo que te cuentan, pero la realidad es que con el dolor controlan la opresión. Poco después nos hicieron una charla en la escuela sobre los peligros de la ablación y pensé que por qué no habían venido antes.

¿Sabe qué? Me han sorprendido sus dudas sobre la reconstrucción.

¿En serio? Yo no estaba dispuesta a equivocarme, como me equivoqué cuando fui a la ceremonia. No quería cometer un segundo error y quería que las mujeres que han pasado por lo mismo que yo me explicaran sensaciones y después de que los médicos me dieran información de si me haría daño, si me saldría sangre o si tenía riesgo de morir. Quería que fuera mi propia decisión pasar por el quirófano de nuevo, porque el corte fue muy traumático. No fue una decisión fácil de tomar y tuve momentos de miedo.

En la película, una mujer le dice que con la reconstrucción ha recuperado la dignidad. ¿Y a usted?

La película me ha ayudado a curarme, porque me permitió hablar por primera vez, ya no sólo públicamente sino interiormente. Esto es lo más importante. Siento que ahora tengo voz para hablar. Sólo puedo decir que me siento muy bien, estoy bien.

¿Qué le recomendaría a una mujer que quiera hacerse la reconstrucción?

Es una decisión personal. Si me encontrara con alguien que me pidiera respuestas, hablaría, pero nunca le diría que se hiciera la operación o que no se la hiciera. Me sentiría fatal si después me dijera: "No es como me esperaba". Yo viví muchos años culpándome; sé que se siente y no quiero que nadie pase por lo mismo. Las mujeres tenemos que buscar información profesional sobre la operación, pero la decisión final, siempre, siempre, es personal.

¿Se ha perdonado?

He aprendido a no ser demasiado dura conmigo misma y por eso también soy más feliz. Ponerme ante la cámara a contar mi experiencia fue muy difícil, pero quería compartir mi experiencia porque hay millones de chicas que creen que la MGF es la única vía para ser aceptadas en la sociedad y porque muchas tampoco saben que hay una operación de reconstrucción.

Con su madre mantiene unas conversaciones muy tiernas y duras a la vez.

Mi madre me dice que en aquella época no teníamos escapatoria y que todas las mujeres pasaban por la ablación. Recuerdo que cuando me vio estaba también en choque y lloraba porque nunca habría imaginado que yo iría sola a la ceremonia. Hasta la película, no le había preguntado por qué lloraba, y ahora sé que sufrió por no haber estado a mi lado y haberme acompañado. Se sintió mal. Pero yo en ningún momento me sentí abandonada.

Més continguts de

El + vist

El + comentat