Trump, de regreso a la Casa Blanca: "Quizás soy inmune. No tengáis miedo del coronavirus"

El presidente transforma su alta hospitalaria en un show televisivo

Donald Trump ha concebido toda su presidencia como un gran show televisivo y su regreso a la Casa Blanca, después de tres días de hospitalización tras haber dado positivo por la covid-19, no iba a ser menos. El presidente ha regresado esta madrugada a su residencia coincidiendo con el horario de emisión de los informativos nocturnos de la televisión.

Trump deixa l'hospital i torna a la Casa Blanca

Tras aterrizar en helicóptero, el mandatario ha subido las escaleras de la fachada sur de la Casa Blanca y, una vez situado en el balcón central, se ha despojado de la mascarilla. Allí ha permanecido dos minutos firme, mientras despedía con el saludo militar al Marine One que le ha trasladado desde el hospital. Después, se ha dado la vuelta e ha ingresado en la Casa Blanca sin llevar mascarilla, a pesar de que es portador del virus.

Minutos más tarde, Donald Trump ha compartido en redes sociales un vídeo con música épica e imágenes de su regreso. 

De inmediato, ha hecho otro grabado en el interior del edificio, sin mascarilla, en el que afirma que ha “aprendido mucho sobre el coronavirus”. Un aprendizaje que le lleva a aconsejar, “con seguridad”, que no hay que temer al virus: “No dejéis que os domine, no le tengáis miedo”, ha insistido.

La pandemia ha dejado más de 210.000 muertos y 7,5 millones de infectados oficialmente en los Estados Unidos. Pero la receta contra el miedo, según Trump, son “los mejores equipos médicos, las mejores medicinas”, recursos a los que, por otro lado, millones de estadounidenses no tienen acceso. A pesar de admitir que “sé que hay un riesgo”, el presidente ha defendido que un líder “no dejaría de hacer lo que yo hice”, y ha llegado a vaticinar que “quizá soy inmune”. Sin embargo, desde que enfermó, ha sufrido dos episodios de caída de los niveles de oxígeno en sangre. Incluso su médico personal, que en la última comparecencia se ha negado a desvelar datos claves, advertía horas antes de que Donald Trump “no está todavía fuera de peligro”.