Trump tiene una cuenta bancaria en China, donde ha pagado más impuestos que en los Estados Unidos

El 'New York Times' revela los negocios del presidente en el país con el que mantiene una guerra comercial

El presidente norteamericano Donald Trump tiene una cuenta bancaria en China, donde durante años ha intentado conseguir licencias para sus negocios, a pesar de la guerra comercial y su retórica de confrontación con Pekín. Una nueva bomba a menos de dos semanas de las elecciones a la Casa Blanca.

Según publica The New York Times a partir de la documentación de las declaraciones de la renta del presidente, que él no ha querido hacer públicas, la empresa Trump International Hoteles Management tenía una cuenta bancaria abierta en China. Esta empresa pagó 188.561 dólares (casi 160.000 euros) en impuestos en China, entre los años 2013 y 2015, antes de llegar a la presidencia de los Estados Unidos. El mismo diario había destapado que en 2016 y 2017 el magnate pagó 750 dólares en impuestos en los Estados Unidos.

La documentación fiscal también prueba, según el rotativo, que Trump invirtió al menos 192.000 dólares en cinco empresas encargadas de firmar acuerdos en el mercado chino. Por estas compañías declaró a la hacienda norteamericana 97.400 dólares en gastos de negocio, que incluyen pagos hechos en 2018, cuando Trump ya era presidente de los Estados Unidos.

La confrontación con China es uno de los pilares en los que Trump ha basado la campaña electoral para ganar la reelección el 4 de noviembre. La guerra comercial -con la que promete a los trabajadores norteamericanos que han sufrido la globalización que volverá a "hacer grande América"-, el covid-19 -al cual se refiere insistentemente como "el virus chino"- y sus críticas por las violaciones de los derechos humanos en Hong Kong han llevado las relaciones entre Washington y Pekín al peor momento en décadas. Trump también ha hecho de China uno de sus principales argumentos contra su rival demócrata, Joe Biden, a quien acusa ser "débil" ante Pekín y de "venderle el país".

Trump fracasó en un proyecto de construir una torre de oficinas en Guangzhou, en el sur de China. Según informó la agencia AFP en 2016, el Trump Hotel Collection había negociado con una compañía de electricidad un proyecto de desarrollo en Pekín por valor de 150 millones de dólares en 15 años. El proyecto se paró cuando el gobierno chino empezó su purga anticorrupción, que salpicó la empresa eléctrica.

Alan Garten, abogado de la Trump Organization, ha respondido al New York Times que la firma había abierto una cuenta en un banco chino con oficinas en los Estados Unidos "para pagar impuestos locales", y asegura que "no se llegó nunca a materializar ningún acuerdo, transacciones ni otras actividades de negocio y que, desde 2015, la oficina ha sido inactiva".

El + vist

El + comentat