Los líderes europeos relacionan la integración de los migrantes con la lucha antiterrorista

En un comunicado conjunto los líderes piden a las personas migrantes que se esfuercen por integrarse

Los recientes atentados yihadistas en París, Niza y Viena han hecho todavía más cruda la efeméride de este viernes: hace cinco años de los ataques en la capital francesa en qué murieron 130 personas. Entonces, la lucha antiterrorista ya removió la agenda europea, pero ahora el tono se ha endurecido. Marcado por la lucha electoral contra la extrema derecha, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha presionado esta semana para obtener apoyo en su lucha contra el "separatismo islamista" a escala europea, en una alianza con el conservador austríaco Sebastian Kurz. Los ministros europeos del Interior han debatido la cuestión este viernes y, finalmente, han emitido una  declaració política más blanda de la que Macron o Kurz habrían querido pero que mezcla la integración de la inmigración con la lucha antiterrorista y evidencia las discrepancias entre los Veintisiete. 

"La integración es un camino de doble sentido. Esto quiere decir que se espera de los migrantes que hagan un esfuerzo activo para integrarse, mientras la ayuda en este sentido también es importante. Las oportunidades para los migrantes, que tienen permitido quedarse legalmente, de participar en todas las áreas de la sociedad es tan importante como el reconocimiento y el respeto –de acuerdo con las leyes vigentes– de las normas y los valores europeos como fundamentos para una integración de éxito", dice el comunicado haciendo equilibrios entre las visiones que reclaman actuar contra la considerada "inmigración ilegal" y las que reclaman una respuesta más "humana" al drama migratorio. "Las violaciones del orden democrático y los valores de los estados europeos y de sus leyes nacionales no pueden ser subestimats ni tolerados, sea lo que sea que las motive", concluye el párrafo.

Fuentes del ministerio del Interior español admitían sentirse incómodas con esta referencia a la integración de las personas migrantes en una declaración política que tenía que abordar la lucha antiterrorista. "Nos habría gustado que esto no constara porque las amenazas terroristas vienen de dentro y de fuera. Que haya habido un caso como el de Niza [donde el presunto terrorista había entrado de manera irregular desde Túnez hasta Francia] no significa que se tenga que extrapolar y generalizar en todos los supuestos", decían las mismas fuentes.  

Pero las posiciones de España o Italia (los países más presionados por la llegada de inmigrantes desde el Mediterráneo) chocan con la de un Macron que insiste ahora en la necesidad de "refundar" el espacio Schengen y controlar las entradas y salidas al espacio europeo. Justamente la Unión Europea no cuenta con una política migratoria y de asilo común por las discrepancias entre los estados miembros y las negativas de varios países de acoger personas migrantes y refugiadas que llegan a las costas italianas, griegas y españolas.

Con todo, la declaración final ha rebajado el tono mucho respecto a lo que se había debatido a principios de semana. Se hace referencia a la unidad de los países europeos contra todo tipos de terrorismo, a la necesidad de fortalecer mecanismos de prevención de la radicalización (también online) y también se pone énfasis en la libertad religiosa. Pero el tono es más "equilibrado", como ha defendido el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, porque gobiernos como el español, el italiano o el sueco han presionado porque se eliminaran varias referencias al islamismo, a las obligaciones de los migrantes e, incluso, a la formación de los imanes.  De hecho, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, de la familia política de Macron, reiteraba en su newsletter semanal publicada ayer la necesidad de debatir sobre  la creación de academias europeas para formar imams con el objetivo de luchar contra la radicalización.

El + vist

El + comentat