Navalni volverá el domingo a Rusia

El opositor a Putin dice que está prácticamente recuperado después de su envenenamiento

El opositor ruso Aleksei Navalni ha anunciado este miércoles que tiene intención de coger un avión para volver a Rusia este mismo domingo, después de haberse recuperado "prácticamente del todo" del intento de asesinato por envenenamiento. La decisión de volver a Moscú esta misma semana llega justo el día después de que las autoridades rusas pidan a la justicia que lo encarcele por haber roto los términos de su sentencia previa, que estaba suspendida.

"Nunca ha estado en cuestión si volvería a Rusia o no. Simplemente porque nunca me fui. Llegué a Alemania en una unidad de cuidados intensivos por una razón: habían intentado matarme", ha escrito Navali en su cuenta de Instagram, donde ha añadido: "Los sirvientes [de Putin] están actuando como siempre hacen, inventándose acusaciones criminales en contra mío. Rusia es mi país, Moscú mi ciudad, y los echo de menos".

Navalni dice que volverá a Rusia este domingo, 17 de enero, en un vuelo de la aerolínea Pobeda. " A Putin lo único que le queda es extender una gran pancarta en el Kremlin con la frase: «Navalni, por favor, ¡no vuelvas»".

El Servicio Federal de Prisiones de Rusia envió el mes pasado un requerimiento a Navalni para que volviera a Rusia de manera inmediata y lo advirtió de que sería encarcelado si no volvía a tiempo. Ayer las autoridades rusas efectuaron la petición formal para que el juez pida su encarcelamiento en ausencia. El servicio penitenciario federal plantea convertir en una pena real los 3,5 años de prisión de la sentencia suspendida que había contra Navalni por un caso de supuesta estafa y lavado de dinero a través de la empresa  Yves Rocher Vostok, un juicio que según el opositor estaba motivado políticamente.

En agosto Navalni fue trasladado a Alemania para tratarse en un hospital después de haberse desmayado en un avión por lo que el gobierno alemán y otros países occidentales consideran que fue un envenenamiento premeditado. El hospital dijo que había sido envenenado con la sustancia tóxica Novichok, un agente nervioso desarrollado por la Unión Soviética.

El gobierno ruso niega cualquier implicación y el propio Putin, preguntado en rueda de prensa, rechazó las acusaciones de envenenamiento de una manera desafiante: "Si hubiéramos querido hacerlo habríamos acabado el trabajo".