El deshielo del permafrost ártico puede costar al mundo 62 billones de euros, según un estudio

La capa de hielo de Groenlandia se deshace mucho más rápidamente de lo que los científicos pensaban

Dos nuevos estudios científicos añaden aún más urgencia a la lucha contra el cambio climático. El primero, publicado en 'Nature Communications', cuantifica por primera vez el coste económico de algunos de los efectos del cambio climático, como es el deshielo del permafrost del Ártico, la parte de suelo congelada que almacena metano y CO2 y por tanto emitirá aún más gases de efecto invernadero a la atmósfera cuando se deshaga, por lo que acelerará el cambio climático. Este deshielo puede llegar a costar hasta 62 billones de euros (69,9 billones de dólares) a la economía mundial.

El segundo estudio, publicado también este martes en el Registro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, analiza la pérdida de hielo en Groenlandia, que se ha multiplicado por seis desde los años 80, un ritmo mucho más elevado de lo que los científicos pensaban, y ya ha elevado el nivel del mar un total de 13,7 milímetros.

A la pérdida de los glaciares se suma también el deshielo de las capas de la Tierra que están congeladas y que se conocen como permafrost, un deshielo que resulta aún más peligroso porque supone liberar a la atmósfera el metano y el carbono retenido en este suelo, proceso que hace que aumente el calentamiento global. Asimismo, la pérdida de hielo reduce también el efecto albedo, es decir, reduce la cantidad de luz del sol que rebota en el hielo y aumenta el calor acumulado en la superficie terrestre.

Tanto la reducción del albedo como la liberación de gases por el deshielo del permafrost aceleran el cambio climático. De hecho, el deshielo del permafrost en la tundra polar es uno de los llamados puntos de no retorno que los científicos prevén que pueden desencadenar cambios climáticos impredecibles y fuera de todo control.

Un estudio conjunto de investigadores de las universidades de Lancaster, Cambridge, Colorado y Florida y del instituto Alfred-Wegener de Alemania, publicado en 'Nature Communications', ha cuantificado por primera vez económicamente estos dos efectos (el deshielo del permafrost ártico y la reducción del efecto albedo) en diversos escenarios.

Si los estados cumplen los compromisos climáticos que han presentado a la ONU, y que todo el mundo reconoce como insuficientes para cumplir el Acuerdo de París, estos dos efectos elevarían un 5% el coste económico del cambio climático y las pérdidas serían de 62 billones de euros.

Pero aunque los gobiernos se pongan las pilas y consigan mantener la temperatura del planeta por debajo de los 2 ºC o de 1,5 ºC tal como fija París (para lo cual habría que empezar lo antes posible a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, que de momento siguen creciendo), también habrá pérdidas económicas. En caso de que se consiguiera mantener el calentamiento global por debajo de los 2 ºC, las pérdidas económicas serían de 30 billones de euros, y por debajo de 1,5 ºC (hoy ya hemos subido 1 ºC) serían de 22 billones de euros, según el estudio.

Més continguts de

El + vist

El + comentat